Tres virales inverosímiles, que se han generado en México

Tres virales inverosímiles, que se han generado en México

viral

México es un país de contrastes, aquí suceden las cosas más locas e increíbles que nadie soñó jamás como posibles. Sobre todo en los últimos años, lo exponencial de Internet y las redes sociales, ha provocado que el imaginario colectivo de los mexicanos se vea maximizado como en una lupa, revelando que este es un país de locos, donde las cosas más absurdas tienen la atención, que cosas mucho más relevantes debieran, y sin embargo pasan desapercibidas.

Lady Wuu

Quién sabe qué tienen en la cabeza los mexicanos, que hacen famoso a un tipo cuya opinión personal, no va más allá de su amor por un grupo ochentero, medio olvidado.

Una cosa es el chiste, y otra muy diferente que la atención mediática de la población mexicana, se desvíe por completo hacia asuntos que, como este, en realidad no tienen mayor importancia y más bien denotan pobreza mental y bajo nivel educativo.

Es así como este hombre, apodado “Lady Wuu”, se hizo tan famoso en México, que hasta una automotriz le regaló un auto, por obtener más de un millón de likes en Facebook.

Los XV de Rubí

Ya no sabemos si es un personaje creado, una cortina de humo o una afortunada joven que, por una coincidencia, ganó cinco minutos de fama. El caso es que Rubí, de San Luis Potosí, cobró fama luego se subir un vídeo a Internet, donde sus padres hicieron una invitación abierta a la fiesta de quince años de su hija, ante lo cual se crearon eventos en las redes sociales, con más de un millón de asistentes confirmados.

Luego de eso vino una ola de vídeos, imitaciones, declaraciones de personajes públicos, y hasta invitaciones a programas de televisión, muchos de los cuales aprovecharon para hacerse publicidad, realizando coberturas especiales del famoso evento.

Incluso, autoridades del estado, se enfocaron en implementar protocolos de seguridad, previendo que miles de personas pudieran llegar hasta el pueblo de La Joya, para asistir a la fiesta de Rubí.

Irónicamente, esa comunidad era hasta hace unos meses, una de las más pobres y marginadas del país, donde antes del evento, ni siquiera había sistemas de energía eléctrica.

El mercadólogo del futuro

Francisco Orihuela, es un joven de 15 años que vive en Acapulco, donde se dedica a vender empanadas en la playa. Ahí su figura cobró fama, al ser grabado mientras hacía su trabajo, destacando por la forma particular en que convence a sus clientes, para que le compren su producto.

Su vídeo tuvo millones de visitas y comentarios, al punto de que empresarios, lo buscaron para ofrecerle becas de estudio y otras herramientas para ayudarlo a desarrollar su talento como vendedor.

Luego de sus cinco minutos de fama, Francisco sigue vendiendo empanadas en las playas de Acapulco. Todo ese esfuerzo mediático en redes sirvió para nada, y para nada. ¿A dónde se dirige entonces la atención de los mexicanos?

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail