4/20 Día de la Marihuana

4/20 Día de la Marihuana

ilegal

Desde hace más de 30 años, se celebra en todo el planeta el famoso “4/20” Día de la Marihuana, una fecha que alude a todos los consumidores de ese enervante, e incluso a la lucha que en distintos países se ha librado por su legalización, más allá de la mala percepción que socialmente existe al respecto.

México es nada ajeno a esta fiesta, pues sólo en este territorio se calcula que hay casi seis millones de consumidores de marihuana, y el tema se ha vuelto trascendental en los últimos años, por la guerra contra el narcotráfico. Aparentemente, más que aludir a la población a no consumir drogas, por las consecuencias sociales que han tenido en la sociedad mexicana, parece ser que su popularización está pegando fuerte, sobre todo entre los jóvenes que, hoy más que nunca, se declaran consumidores sin ninguna vergüenza, y comienzan incluso antes de los 12 años.

El asunto de la marihuana es bastante polémico, porque significa una pelea entre el libre albedrío, los prejuicios, el concepto de legalidad y la salud, especialmente en un país como México, donde su comercio y consumo tiene implicaciones muy importantes, e incluso está relacionado con los índices de violencia.

En 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aprobó el uso recreativo de la marihuana para cuatro personas, una decisión histórica que cambió la visión de muchos sectores, respecto a esta sustancia e hizo pensar en la posibilidad, en un futuro no tan lejano, de legalizarla completamente y regular su producción como una manera de terminar con el narcotráfico.

Naciones como Uruguay, Holanda, Alemania, España y Portugal, tienen legislaciones que regulan la producción, el uso y el comercio de la marihuana, permitiendo su consumo en pequeñas cantidades o en establecimientos específicos.

Irónicamente, en esos sitios, donde el consumo de marihuana es legal, los índices de violencia son bastante bajos; en México, donde no se permite consumirla, venderla, cultivarla o transportarla, más de 20 mil personas mueren cada año, en sucesos relacionados con drogas y narcotráfico. Sin llegar a conclusión alguna, es fácil observar que México está haciendo algo mal.

Hay que tomar en cuenta que la marihuana no es algo nuevo en el país; ya en los años 60, se consumía abiertamente entre los jóvenes mexicanos y era la más popular de todas las drogas. La única diferencia es que hoy el tema está demasiado mediatizado, y vivimos una era en la que todos se sienten con derecho a opinar desde sus propios sectores, entonces se genera una maraña de desinformación que genera rumores, mitos y un montón de tonterías que ayudan ¡en nada!

También, bueno o malo, la marihuana en México significa un mercado, todo un sector económico que se mueve y existe gracias a ella, personas que viven de trabajar en eso, y una enorme cadena productiva que pudiera serlo más, si existiera un sistema legal que lo regulara.

Se calcula que sólo en México esta sustancia genera dos mil millones de dólares anuales, dinero que no sólo significa ganancias para los criminales, sino también sustento para familias de campesinos y muchos jóvenes que se unen al negocio, al no encontrar empleo en sectores legales.

El 4/20 debiera ser mucho más significativo en México que en otros países. Aquí no sólo se trata de una fiesta de los consumidores; tendría que haber una reflexión sobre cómo la marihuana ha traído una nueva forma de vivir, convivir, trabajar e incluso de morir, tomando en cuenta que no es causa, sino consecuencia de un país que se ha degradado y ha borrado oportunidades de desarrollo para millones de personas.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail