¡Córrele!

¡Córrele!

corre1

La Ciudad de México debería ser nombrada la capital de los corredores. Para donde quiera que se mires hay pistas, grupos especializados y maratones, para desfogar todas las ganas de correr que concentran miles de chilangos.

Aún insertos en un país, donde la obesidad mórbida y los malos hábitos de vida son los principales ganadores, la verdad es que los habitantes de esta gran capital le han sabido cerrar la boca a la estadística, abarrotando los cupos de todas las carreras que aquí se organizan, casi cada fin de semana, y en las que además, suelen participar personas de otras nacionalidades que compiten cara a cara con los capitalinos.

La carrera más tradicional de la capital mexicana es el llamado Maratón Internacional de la Ciudad de México, celebrado desde hace más de 30 años, con una ruta que recorre de 42 kilómetros por los sitios más emblemáticos de la orbe. En este evento participan más de 30 mil corredores de todas las edades y nacionalidades.

Claro que para hacer una carrera y no dejar los pulmones en el camino, primero hay que entrenar mucho, generar condición y hacer de la pista un hábito de vida. En ese sentido la CDMX también es un lugar idóneo, pues cuenta con más de 20 sitios, sólo entre los más conocidos, que a diario son visitados por cientos de corredores. De verdad que esto de salir corriendo, se ha vuelto una costumbre muy capitalina.

Uno de los sitios más concurridos es el Bosque de Chapultepec, conocido por su atractivo histórico, y por tener dentro tres pistas ideales para correr largos kilómetros. “El Sope” es la más conocida, realizada específicamente para esos fines de semana, y con una distancia de casi dos kilómetros. Y la verdad, si se le observa en el mapa, sí parece un sope.

Otro muy visitado es el Bosque de Tlalpan, un área natural protegida, que se ubica al sur de la ciudad y sirve como pista para miles de visitantes. Posee más de 250 hectáreas de bosque verde, lo que además representa un pulmón muy importante, ante los elevados índices de contaminación que a diario presenta la CDMX.

Aunado a los sitios más conocidos, en prácticamente toda la ciudad han surgido espacios públicos para la recreación y el ejercicio físico, mismos que son promovidos por el gobierno capitalino, en zonas muy habitadas y de nivel popular, con la idea de que todos puedan acceder a ellos, en especial los más jóvenes, que antes solían carecer de este tipo de lugares para pasar el rato.

La realidad es que esta enorme ciudad no disimula nada su enorme interés en que los habitantes se muevan. Y es que las largas distancias, el tránsito, la contaminación y la vida acelerada, ya estaba haciendo de los chilangos unas criaturas sedentarias, obesas y enfermas. Pero siendo así las cosas, no hay pretexto para no sacar los tenis y empezar a correr, así que: ¡córrele!

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail