El cáncer: una bola gigante nos persigue

Como en aquella intensa pesadilla en la que una bola gigantesca corría detrás de ti, haciéndose más grande cada vez, hasta que terminaba por arrollarte; el cáncer es la enfermedad del siglo XXI, esa mole que tarde o temprano nos va a alcanzar, sólo que no será tan sencillo despertar de la pesadilla.

No es pesimismo, es la real y verdadera autodestrucción humana, que nos está llevando a una epidemia de enfermedades mortales; sólo en 2012 se detectaron 14 millones de casos nuevos, según documenta la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta ahora la ciencia no da una respuesta específica para esta pandemia mundial, o sea que, en pocas palabras, todo da cáncer: el sol, la lluvia, las nubes grises, el aire, las plantas, la carne, los vegetales, el agua, el mar, los pescados, la tierra y hasta ver por la ventana. No podemos escapar a las más de cien variantes de la enfermedad, desde los ojos a la punta de los pies.

Lo único que se reconoce en todo esto, es que no hay más causa que los hombres mismos y la destrucción del planeta. La modificación genética ha dañado los alimentos, la tierra está desgastada y llena de metales pesados que son mortales para el ser humano, el agua está contaminada, el mar alimenta a los peces con desechos industriales y el aire no es más que plomo y partículas infecciosas.

México no está ni siquiera lejos del problema, con 120 mil casos nuevos cada año, principalmente en niños y mujeres. Los tipos más comunes son de pulmón, de mama, de próstata, de estómago y cervicouterino.

Sí, pensar que todo es cancerígeno es un poco apocalíptico, pero es una realidad a la que nos estamos acercando lenta y dolorosamente, y ni todas las dietas crudiveganas nos podrían salvar. Sin embargo, la Secretaría de Salud acepta que algunas variedades del padecimiento no son mortales, si se detectan a tiempo y llevan el tratamiento adecuado.

También, los médicos recomiendan ciertos hábitos de vida que podrían prevenir la aparición temprana de cáncer, como el ejercicio, evitar el alcohol, el tabaco y una dieta libre de alimentos procesados.

Al final, dicen que todos llevamos el cáncer adentro, es un monstruo dormido en nuestro interior y moriremos enfrentándolo.

Valeria Lira

@MoiraBoicot

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail