Los mexicanos no saben que no saben

Los mexicanos no saben que no saben

math2

Algo que no tienen los mexicanos son habilidades matemáticas. Por alguna razón, en un salón de 20 estudiantes mexicanos, de nivel básico, estadísticamente es probable que 15 o más, no comprendan esa materia y hasta tiendan a reprobarla con constancia. Eso quizá sea un problema con el que estos alumnos carguen durante toda su vida escolar.

De por sí, en general la situación educativa en México es bastante mala, y hay un retraso de años luz respecto a países avanzados; y todavía cuando hablamos de habilidades lógico matemáticas, el panorama es más negro.

Se calcula que la mitad de los estudiantes mexicanos de nivel básico, no tienen las habilidades mínimas en matemáticas, según pruebas internacionales, que colocan al país en el último lugar de las naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, Económicos (OCDE).

Peor todavía, mientras más generaciones de estudiantes pasan, es más común escuchar que no entienden nada, que pasan las materias exactas por suerte, por lástima o por repetición absurda de conceptos que no comprenden.

Muchos expertos coinciden en que el problema de la enseñanza matemática en México, está en que, por casi un siglo, no se ha innovado en los métodos, incluyendo la forma en que se suele enseñar a leer, que no permite desarrollar habilidades ni comprender los textos. De ese modo, el sistema educativo no incentiva el razonamiento lógico, sino únicamente la repetición sin sentido.

Y no queda sólo en las estadísticas, basta con preguntarle casi a cualquier mexicano, que haya pasado por la secundaria, cómo le fue en esa materia, y peor todavía si recuerda conceptos básicos. La respuesta más probable es que seguro pasó “de panzazo”, si es que pasó, y para ese momento, ya olvidó prácticamente todo.

Para empeorar aún más el paisaje, el sistema educativo mexicano no sólo enseña mal las matemáticas, además tiende a hacerlas ver como un elemento que no sirve, poco aplicable a la vida diaria y que en la adultez no sirve de nada, así que los estudiantes constantemente rechazan la materia, le restan importancia, pensando que sólo es una piedra que hay que quitar del camino.

El problema es que al llegar al mundo real, esas enseñanzas lógico matemáticas sí tienen cierta utilidad, que la gran mayoría no sabe cómo aplicar.

Todavía más peligroso, la educación superior en México sí exige, al menos para ingresar, tener conocimientos básicos de matemáticas, lógica, algebra y cálculo. Sólo por eso, miles de estudiantes quedan fuera de las universidades públicas en automático, sin contar que también hay pésimos niveles en historia, español y comprensión básica de otros idiomas.

Siendo así, he ahí la respuesta de por qué México no compite con los países desarrollados, en ningún sentido, ya sea en calidad de vida, en economía o en calidad del desarrollo profesional. En pocas palabras, no estamos generando ciudadanos inteligentes, sino personas conformes con su desconocimiento, e incluso ignorantes de su propia ignorancia.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail