Así es esto de los abarrotes, a veces hay y a veces ¡puro camote...!

Así es esto de los abarrotes, a veces hay y a veces ¡puro camote…!

pet-kitten-cat-money-mammal-fauna-761175-pxhere-com

“Hoy tengo dinero” dijo ningún mexicano, jamás, ni en sus sueños más húmedos. Los mexicanos son los más rotos, jodidos y paupérrimos del mundo, y no porque no tengan fruta en la piñata, sino porque ese es su mood, su estilo, su estado de ánimo y la manera en que se relacionan .

Por supuesto que México no está entre los países más pobres y ni siquiera se les acerca. Si bien es cierto que hay 50 millones de personas viviendo en pobreza extrema, la mayoría de la población alcanza niveles de vida decentes, con el mínimo para comer, vivir y educarse.

La pregunta entonces es: ¿por qué, si los mexicanos viven tan bien, siempre se están quejando de que no tienen dinero? Obviamente a cualquiera le gusta traer la cartera llena de billetes, pero eso no sucede ni es países desarrollados, porque ahí la vida es mucho más cara que de este lado, las personas ganan mucho dinero porque deben costear servicios muy caros y ahorran porque los lujos no son baratos.

En México, en cambio, la vida es barata en casi todos los aspectos, hay abundancia de recursos naturales, las mesas siempre están llenas de comida y hasta padecemos un enorme grado de obesidad.

Quizá la liquidez no es el fuerte de la mayoría de los mexicanos, pero hay que admitir el hecho de que aquí hay muchas cosas, que en otros países no tienen ni soñando.

Inclusive, en ese mismo sentido, el gobierno populista y corrupto, también contribuye a que México sea un lugar donde la vida es fácil; ¿en qué otro país te regalan tortas, paraguas y tarjetas con dinero, solamente por ir a votar?

Las madres solteras, los ancianos, los discapacitados, los estudiantes y hasta los desempleados, todos en este país tiene posibilidad de recibir dinero y ayuda en especie, solamente por sus circunstancias momentáneas. Más allá de si es bueno o malo que el gobierno le regale recursos a todos, solamente porque sí, hay que admitir que eso no sucede en muchos países y los mexicanos, flojos y aprovechados, son privilegiados por ese tipo de situaciones.

Quién sabe, a lo mejor por eso no nos va bien, nos quejamos mucho, pero hacemos muy poco por cambiar. ¿O no?

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail