Lotería: El mundo aspiracional del mexicano

Lotería: El mundo aspiracional del mexicano

loteria

A qué le tiras cuando sueñas mexicano, a hacerte rico en loterías con un millón… el poeta citadino Chava Flores tenía razón, algo que caracteriza a los mexicanos, de todas las épocas, es ese sueño fantástico de ganar la lotería, “pegarle al gordo”, hacerla en grande de una sola vez y transformar maravillosamente su realidad, como en una película.

Al año, la Lotería Nacional reparte más de 200 millones de pesos en premios, una cifra millonaria, y jugosamente atractiva para cualquiera; sólo basta pensar en esa cifra, para darle vuelta a la imaginación, empezar a elucubrar toda clase de fantasías, respecto al hipotético destino de ese dinero, si llegara a tus manos: poner un negocio, comprar una casa, mejor una mansión, un auto, mejor un yate, un camión, vivir en el mar, comer caviar, viajar en elefante, comprar un pase a la luna, rentar un concierto privado, adquirir la Torre Eiffel o un supermercado, para no tener hambre nunca más.

Los mexicanos, por encima incluso de sus compañeros latinoamericanos, son profundamente soñadores y aspiracionales; en su mayoría viven a la espera de un milagro, de que algo les cambie la vida, los saque de la rutina a la que se ataron y que ya detestan, que los quite de trabajar, y los ponga con los pies en una cama sobre la playa, para siempre. Y no saben que el llamado “Premio Mayor” se lo gana una de cada cinco millones de personas en México, y el resto como el chinito: “nomás milando”.

Toda esta cuestión de los sueños fantásticos, habla de una cultura de insatisfacción. Los mexicanos están educados para vivir en el sufrimiento, quién sabe quién les dijo que tenían que aguantar empleos y rutinas que no querían, con el único deseo de alcanzar un milagro al que, estadísticamente, casi ningún mexicano llegará.

Encuestas revelan que, un 78% de los mexicanos están insatisfechos con su trabajo, teniendo como razones principales, una enorme falta de vocación, y sueldos que no cubren sus necesidades (si es que vivir sin trabajar es una necesidad). Eso también explica por qué casi 40% de la población mexicana, participa en juegos de esta clase, invirtiendo mínimas cantidades en sorteos millonarios de los que no sacan nada.

Aunque tampoco es que los mexicanos haya encontrado el hilo negro; México no siquiera figura en la lista de los países que más compran lotería, no así, Italia, Francia, China y Estados Unidos, cuyos habitantes gastan cifras multimillonarias en este tipo de sorteos.

Y a todo esto, también hay que preguntarnos, ¿cuál es el punto de ganar la famosa lotería?, ¿qué tanto es probable que un premio millonario te mejore la vida, cuando tú mismo no has logrado hacer de tu vida algo satisfactorio?

Nadie habla de despreciar unos muy buenos millones, pero todos los que han amasado grandes fortunas, coinciden en que, es un error buscar la felicidad en el dinero, sobre todo si estando sin él no eres capaz de encontrarte a ti mismo.

Eso y que, haciendo caso a las estadísticas, es más fácil lograr el éxito si te atas a tu realidad y trabajas desde ella, para cambiarla, a que si sueñas con ser el único, de los cinco millones, que se gane la lotería, para dejar de trabajar y empezar a vivir.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail