Zurdos y el mundo de los diestros

Zurdos y el mundo de los diestros

izq2

Cada persona nace con la orientación cerebral dictaminada por un lado u otro, y esas son cosas que normalmente no se cuestionan a lo largo de la vida, porque parecen un dictamen de la naturaleza, igual al color del cabello o la medida del pie. Sin embargo, en realidad uno nunca llega a pensar qué tan distinto es el mundo en un hemisferio cerebral y en otro, y vaya que cambia bastante.

Encuestas revelan que el 11% de los mexicanos son zurdos de nacimiento, una cantidad significativa y que, aún con ello, no hace mucha diferencia en la manera en cómo se lleva la vida, la cual está completamente orientada hacia las personas diestras.

Hace muchas décadas prevalecía una extraña creencia acerca de que los zurdos eran personas diabólicas, y el uso de la mano izquierda una señal de maldad o de castigo divino. Incluso, a quienes tenían esa tendencia, se les obligaba a usar el otro lado para aminorar su “desviación”.

Después de muchos años de avances científicos y elucubraciones al respecto, por fin parece ser que la sociedad acepta a los zurdos como personas normales, e incluso más inteligentes que el resto de la población. Pese a eso, la mayoría coinciden en que el mundo todavía está hecho para los diestros; las puertas, las tazas, los libros y hasta los autos, todo requiere una adecuación especial cuando va para el sentido contrario, y mayores habilidades de adaptación cuando ésta no es posible.

En México comenzaron a surgir hace varios años las tiendas para zurdos, sitios especializados donde se venden cualquier clase de objetos comunes, pero hechos para usarse con la mano izquierda, con el objetivo de hacer el mundo un poco más equilibrado, en cuanto a ventajas y acceso a herramientas para la vida cotidiana.

Mucho se sabe que en México la mayoría de las escuelas no cuenta con personal capacitado para atender a personas zurdas, lo que provoca problemas de aprendizaje y retraso escolar, simplemente porque no existe información sobre sus necesidades educativas. Eso, aunado a la discriminación y las etiquetas que reciben quienes no pueden avanzar en el aprendizaje, porque no les proporcionan las herramientas adecuadas para ello.

Y ya en el imaginario colectivo de la sociedad mexicana, nos encontramos con que la izquierda representa no solamente una orientación espacial, también tiene que ver con las convicciones políticas, que se salen del sistema imperante, e incluso con una predilección especial por las clases populares. Por algo uno de los lemas más conocidos del Ejército Zapatistas de Liberación Nacional es “Abajo y a la Izquierda está el corazón”.

Bueno, nada más es cosa de pensar cómo un mundo que es controlado por diestros, donde la Derecha gobierna, y donde se supone que ir por la derecha es lo correcto, algunas veces no funciona tan bien como se esperaría.

Los zurdos son mucho más que una alternativa cerebral, también representan a la parte del mundo que no es siempre igual, el negro del blanco o viceversa, en un universo que pretenden meternos a todos en moldes cuadrados, donde no siempre cabemos.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail