¿Qué fue de la música mexicana...?

¿Qué fue de la música mexicana…?

musica2

La década de los 80, en México y en todo el planeta, fue una época muy extraña, terriblemente creativa, pero también con una tendencia a la ridiculez que hasta hoy no hemos visto repetirse.

La llegada de la música extranjera a México, especialmente con la aparición de la televisión en la década de los 50, pudo haber provocado un gran boom nacional, porque Estados Unidos y Europa mostraban tendencias revolucionarias, cambios en las generaciones de jóvenes que se estaban revelando contra el sistema y organizaban verdaderas revueltas.

Sin embargo, el régimen represor que gobernó México durante todo el siglo XX, hizo un gran esfuerzo por evitar que los jóvenes mexicanos fueran influenciados por las tendencias del extranjero, impuso modelos musicales ñoños, útiles para entretener y para cerrar la mente de los consumidores.

De esa época surgen sandeces como Angélica María y César Costa, una música barata y venida a menos, copia manipulada del rock norteamericano y del rock inglés que estereotipó a muchos adolescentes de este país.

Claro que hay muchos ejemplos salvables, sin embargo tuvieron que pasar varias décadas para que los músicos mexicanos con talento, salieran a la luz y buscaran vencer la represión ejercida por el gobierno y la sociedad.

Es por todo lo anterior, la música mexicana, al menos hasta los 90, todavía fue un crisol de ironías, contrastes entre sectores sociales y económicos, niveles educativos y culturales, pero sobre todo prejuicios propios de cada sector de la sociedad mexicana.

Afortunadamente, el talento y la creatividad supieron imponerse a los mandatos del sistema. Pese a tener ejemplos tan bizarros como la música de Luis Miguel, Mercurio o Timbiriche, que inundaron las radiodifusoras en los 80, también hubo muchos espacios para artistas del nivel de Javier Bátiz, Caifanes, Maldita Vecindad, Botellita de Jerez, Fobia, y una interminable lista de grupos y personajes que salvaron a la música mexicana de caer en el abismo de la música comercial y vacía de sentido.

Ya a mediados de los 90, y llegándose el siglo XXI, la transformación de la industria musical en México y el mundo fue radical.

Hoy en día, a menos de tres décadas de distancia, es cada vez más difícil que músicos talentosos obtengan oportunidades en espacios convencionales. Internet se está volviendo el escaparate ideal, la puerta de entrada para propuestas mucho más auténticas que lo que los medios intentan vendernos, como lo más pegador de la temporada.

La verdad es que no han cambiado tantas cosas como pareciera; aún en esta época sigue la eterna lucha entre los integrados y los rebeldes, por un lado quienes consumen las propuestas del medio, escuchan lo que programan las radiodifusoras o los canales de televisión más comerciales, la moda. Mientras, por el otro lado hay un montón de desintegrados que se niegan a comprar lo que les venden y buscan, pese a parecer una aguja en un pajar, propuestas con sentido o al menos que les revienten el cerebro de otra forma.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail