¿Tá malito?

¿Tá malito?

hipocondria

Hay un tipo de mexicano clásico, ese que encuentra enfermedad para cada medicina, tratamiento o adelanto médico. No importan los años de estudio que lleva la carrera de Medicina en la universidad, ni todo lo que un médico ha de estudiar antes de poder dar diagnósticos certeros a sus pacientes, porque siempre que este mexicano aparece en escena, da la sensación de que por algún lado se metió todos los tratados médicos existentes, y es capaz de elucubrar complejos diagnósticos, con una simple impresión de vista.

Este famoso mexicano es un hipocondríaco completo, y su aparición es mucho más común de lo que se pudiera pensar.

Estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estiman que hasta el 9% de la población en México, podría sufrir algún grado de hipocondría. Se trata de una enfermedad mental, caracterizada por manifestar síntomas de padecimientos, que en realidad no se tienen.

En un primer momento suena desquiciado, nadie en sus cinco sentidos quisiera estar enfermo, y menos aún recibir tratamiento innecesario por algo que no existe. Sin embargo, una parte significativa de la población asegura padecer síntomas que, para los médicos son difíciles de clasificar, dentro de algún diagnóstico real.

Es bastante común escuchar a personas que se diagnostican a sí mismas, cualquier cantidad de enfermedades sin sentido, y peor aún, se indican tratamientos que llegan a poner en riesgo sus vidas.

Se calcula que casi el 80% de la población mexicana, tiene como costumbre ingerir medicinas sin indicación médica, por el simple hecho de creer que años de estudios e investigación, se reducen a mal interpretar las instrucciones de un empaque.

Los expertos señalan que las personas con hipocondría, buscan constantemente la atención de otros, probablemente debido a que en su infancia sufrieron rechazo o abandono, y en la adultez buscan suplir esa carencia afectiva, a través del chantaje inconsciente; inconsciente porque los hipocondríacos se caracterizan por estar realmente convencidos de todas sus enfermedades, y tienen malestar verdadero, aunque no tengan una causa para ello. Además, se hacen a la costumbre de someterse a estudios, y tomar tratamientos no indicados, todo enmarcado por un sentimiento de paranoia patológica.

La hipocondría se suma a una enorme lista de afecciones mentales, que pululan entre los mexicanos, quienes por cierto, no son los más sanos en ese sentido. Al menos 15% de la población en el país, vive con alguna enfermedad mental, siendo la depresión, la esquizofrenia y la bipolaridad, algunos de los más comunes y que, además, causan altas cifras de incapacidad laboral.

Aunque la hipocondría es una enfermedad estudiada por la ciencia, sus características son muy fieles a la cultura mexicana. En este país, las personas acuden a cualquier sitio o instancia posible, antes que con un doctor, que diagnostique alguna enfermedad de manera real.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail