Las vergüenzas del gobierno mexicano

Las vergüenzas del gobierno mexicano

burla

En México no conocemos eso del patriotismo, el respeto por las instituciones o por los funcionarios. Y no es que no queramos, es simplemente que el sistema no nos da para tanto, apenas para reírnos un rato de la pena ajena que nos da, vivir en un país tan inverosímil.

No debería ser, pero por desgracia, para vergüenzas, los políticos mexicanos son los primeros en dar la nota. Explica la situación del país, que esta gente sea la que esté gobernando, tomando las decisiones importantes y diciendo a los demás qué hacer.

La más reciente fue la del secretario de Educación, Aurelio Nuño, que en pleno acto público decidió invitar a los niños a “ler”. Una niña de diez años de edad, que había sido invitada al evento tomó el micrófono y lo corrigió: “se dice leer”.

Más allá del anecdotario que quedará para la historia, la verdad debería darnos miedo que sea este hombre el que tenga en sus manos la educación de millones de niños mexicanos; ¿sabrá qué es lo que tienen que aprender?, ¿sabrá “ler”?

Viajando hasta el año 2001, recordamos cuando el entonces presidente Vicente Fox, acudió a una conferencia en el Congreso de la Lengua Española, en donde recordó al escritor argentino “José Luis Borgues”… y el chiste se cuenta solo.

Y otra de educación: la enciclopedia de errores, a cargo de la intelectual Elba Esther Gordillo. Cuando era secretaria de Educación, antes de habitar el Cefereso de Tepepan, se encargó de hacer gala de su ignorancia por todas partes y en todos los foros públicos posibles.

Evidentemente, la ex líder magisterial, que llevaba la batuta del mayor gremio de maestros en el país, no sabía ni leer. Probablemente, habría sido útil que el que le escribía los discursos mejor le hubiera hecho dibujos, para que al menos supiera de qué estaba hablando.

La actual secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, fue por un tiempo secretaria de Desarrollo Social, sin embargo, cada que abría la boca era meter el pie. Nadie podrá olvidar cuando afirmó que una familia mexicana podía cubrir todas sus necesidades con $12 pesos diarios y que los pobres tenían hijos para que los mantuviera el gobierno.

Y del presidente Enrique Peña Nieto, ya ni hablar, las burlas y los motes le han llovido desde su primer día en el puesto, la lista de sus errores públicos es interminable y sí, a todos ya nos quedó clara su ignorancia; el problema es que no es cualquiera, es el presidente.

Ganan lo que nadie, tienen prestaciones que ya quisieran millones de mexicanos y, además, sobre sí mismos llevan el rumbo del país y de sus habitantes, y todavía se dan el lujo de ser los más ignorantes entre los ignorantes, los más tontos entre los tontos, y presumirlo como si fuera una gracia.

Con razón el país va cada día peor, los pobres están en la miseria, el dinero público no alcanza para nada, la educación pública es un desperdicio y la imagen de México en el extranjero sigue siendo la del campesino dormido junto al nopal.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail