No eres pobre, solamente no tienes dinero

No eres pobre, solamente no tienes dinero

hand-person-purple-sadness-pattern-finger-1106142-pxhere-com

La palabra “pobre” se usa para definir o calificar a aquel que carece de lo más indispensable para vivir. Tomando en cuenta eso, en la actualidad la medición de la pobreza se usa para calcular qué tan bien o qué tan mal van los países, respecto a la calidad de vida que tiene su población, las posibilidades que ostenta para salir adelante, y las condiciones bajo las cuales puede o no hacerlo.

Se sabe que en México más de 50 millones de personas viven en pobreza, lo que significa que no alcanzan el ingreso mínimo para cubrir necesidades básicas como salud, educación, alimentación y vivienda digna. Claro que dentro de esa definición, habría que analizar los distintos niveles de pobreza y cómo se ubica la población a sí misma.

Es irónico, pero en México no nos va tan mal como nos han hecho creer. Por supuesto que los salarios en el país están muy por debajo de los países ricos, sin embargo, nosotros no pagamos tantos impuestos ni sumas tan altas por conceptos comunes.

Cualquiera que se haya parado frente a una mesa en Europa, sabe perfecto que la comida en ese continente es escasa y costosa. Mientras nosotros vemos la fruta tirada en el piso del mercado, los europeos pagan euro sobre euro, para obtener algo de eso, porque su territorio no les da para cultivar lo que aquí se da de manera natural.

El asunto entonces es que medimos mal la pobreza, en razón a billetes y monedas, pero no tomamos en cuenta que hay muchas más cosas alrededor de eso.

En México, casi cualquiera tiene televisión de paga, sin importar si tiene o no piso de tierra, cama o refrigerador. Hay países de América Latina donde eso es un servicio de lujo, cuyo costo incluso se triplica, en comparación con lo que cuesta en territorio mexicano.

Otra ironía es que aquí trabajamos mucho más, pero nos alcanza para menos. En pocas palabras, el dinero está tan devaluado, que nunca parece ser suficiente frente a las constantes alzas de los productos y servicios básicos.

¿Qué tan pobre eres?, ¿te has puesto a pensar si tu carencia es de liquidez, de insumos, de servicios o de recursos educativos?

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail