Un poco de absurdos para la vida cotidiana...

Un poco de absurdos para la vida cotidiana…

hand-black-and-white-white-photography-finger-money-1109912-pxhere-com

Nadie podría creer que en un país donde casi la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, mientras otro tanto sobrevive con salarios menores a 10 mil pesos mensuales, alguien pudiera tener el poder adquisitivo suficiente como para comprar un juego de cubiertos con un valor de casi 350 mil pesos.

No, no es un supuesto, una tienda departamental en México, de las más concurridas, ofrece ese producto en su tienda online, perfectamente disponible para quien pueda pagar por ello.

Claro que aquí hay de todo, para todos los gustos y bolsillos, pero no deja de sonar un poco absurdo que alguien aquí pueda pagar esa enorme cantidad por artículos de cocina.

En México, la riqueza se concentra en menos del 1% de la población, mientras el otro 99% son amas de casa, asalariados, estudiantes y adultos mayores, que se aferran a las tarjetas de crédito, los préstamos y las tandas, para ir saliendo adelante.

Para poder comprar un juego de cubiertos de ese precio, habría que tener el salario de un ministro de la Suprema Corte de Justicia, de casi 5 millones de pesos anuales, o de presidente de la República o consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), de entre 2 y 3 millones de pesos al año.

Claro que también hay salarios por ser criminal, traficante de asuntos ilegales, lavador de dinero o funcionario público corrupto. Buena parte de la clase alta en México, está formada por este tipo de personas, mientras los otros mexicanos que buscan vivir con más honestidad, pertenecen al pópulo y gastan su poco dinero en nimiedades como alimentos, educación, salud, transporte y patrimonios modestos para dejar una herencia a sus hijos.

Pagar deudas, salir de vacaciones, ayudar a la familia o poner un negocio, la mayoría de los mexicanos harían estas cosas, si tuvieran 350 mil pesos a la mano en este momento. Eso, mucho antes que comprar tenedores y cuchillos.

La pregunta en este caso sería: ¿quiénes son esos mexicanos que tienen tanto dinero como para gastarlo en cubiertos? ¿Qué se llevarán a la boca con artículos de ese precio?, ¿comerán huevo con salchicha o arroz a la mexicana?, ¿a cuántas mensualidades pedirán su onerosa compra?, ¿planearán llevarlos después a empeñar al Monte de Piedad?

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail