Cuatro explosiones que han impactado a México

Cuatro explosiones que han impactado a México

expl

Desconocimiento, poca pericia y algo de mala suerte, han sido el caldo de cultivo para más de diez explosiones masivas, que han terminado con la vida de muchos mexicanos a lo largo de la historia moderna del país. Algunas de ellas, incluso, han sido tan impactantes que, a muchos años de distancia, se recuerdan con terror, y conservan secuelas permanentes en las víctimas.

San Juan Ixhuatepec

El 19 de noviembre de 1984, una explosión de ductos en Petróleos Mexicanos (Pemex), sucedió en el poblado de San Juan Ixhuatepec, en el Estado de México. Por desgracia, en esa época la zona era una de las más pobladas de la entidad, teniendo como resultado más de 500 muertos, y miles de personas que quedaron afectadas física y psicológicamente.

Sin duda esta explosión ha sido una de las más graves en la historia de México, ya que, además del daño por fuego, mucha gente murió intoxicada por los gases emanados y hasta la fecha se observan las consecuencias del hecho, sobre el medio ambiente de la región.

El alcance de este siniestro fue tan grande, que quienes lo vieron de lejos lo describen como una especie de hongo atómico, que hizo temblar a buena parte de la Ciudad de México y alrededores.

Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa

Una fuga en una pipa de gas, provocó otra de las explosiones que más han cimbrado a México, especialmente al área metropolitana. Sucedió el 29 de enero del año 2015, a una hora en que el hospital se encontraba lleno y todas sus funciones estaban en operación.

Después de muchos peritajes, se supo que la pipa que llenaba en ese momento los tanques del nosocomio, estaba falta de mantenimiento, por lo que una válvula tenía flojos los tornillos y permitió el escape de gas, sucediéndose poco después la explosión.

Murieron al menos siete personas y casi una decena, entre pacientes, visitantes y personal, sufrieron heridas.

Guadalajara 1992

Otra fuga en ductos de Pemex, causó una de las tragedias más mortíferas de las que haya registro en el país.

Fueron al menos diez explosiones las que se sucedieron, en cuestión de horas, luego de que, durante varios días, el combustible corrió a través de las alcantarillas de Guadalajara, sin que las autoridades previnieran el suceso.

En un radio de 15 kilómetros, murieron más de 700 personas, y decenas de casas y comercios se destruyeron en su totalidad. Prácticamente la colonia donde inició el siniestro tuvo que reconstruirse por completo.

San Martín Texmelucan

En el año 2010, la ordeña clandestina de un ducto de gasolina, en el municipio de San Martín Texmelucan, en el estado de Puebla, dejó como saldo 28 muertos y decenas de heridos. Un flamazo y la ambición de unos delincuentes, provocaron esta tragedia, en la que, además, corrieron miles de litros de combustible por el río Atoyac, causando contaminación para toda la zona.

De unos años a la fecha, las explosiones por tomas clandestinas de gasolina son cada vez más comunes, parece ser que las ganas de hacer delincuencia son más poderosas, que todas las víctimas que eso pudiera acarrear.

 Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail