El día en que los juguetes se fueron de México

El día en que los juguetes se fueron de México

car-vehicle-yellow-toy-sports-car-muscle-car-525792-pxhere-com

Casi 40 millones de niños mexicanos, menores de 18 años, dijeron adiós a la empresa Mattel en el 2018. La manufacturera de juguetes más importante del mundo anunció el cierre de sus dos plantas en México, lo que significa 2 mil 200 empleos perdidos y hogares que se quedaron sin el sustento.

Que una trasnacional tan importante se vaya del país puede ser un arma de doble filo. Por un lado, es la oportunidad para que empresas más pequeñas entren al mercado y hagan sus precios y productos mucho más competitivos, pero por otro lado son volúmenes, ganancias, impuestos y empleos, directos e indirectos, que no van a poder ser igualados por compañías mexicanas de menor tamaño.

Mattel tuvo, hasta este momento, dos plantas en el estado de Nuevo León, mismas que se encargaban principalmente de fabricar las muñecas Barbie y toda la línea de productos Hot Wheels, los que quizá, a partir de ahora, se producirán en países con mano de obra más barata, como China.

barbie

Claro que esta crisis de la marca no es culpa de México y responde, primero a la quiebra económica mundial que está presente desde hace varios años, y en segundo, a que el mercado de los juguetes está cambiando de manera acelerada, los niños ya no son los mismos de hace 15 o 20 años y los patrones de consumo se han modificado hacia lugares insospechados.

La industria de los juguetes en México no ha pintado un mal panorama en los últimos años, pues genera ventas por más de 2 mil millones de dólares anuales para las trasnacionales más importantes, aunque los que nunca cantan victoria son los empresarios mexicanos, que no logran competir con la mercadotecnia y los volúmenes de fabricación y distribución que registran sus gigantes competidores.

La caída de Mattel en México es una buena oportunidad para que los consumidores mexicanos se replanteen a quién le están dando su dinero, y aprovechen para apoyar a la industria nacional, tan sobajada por la competencia desleal, los aranceles y la ausencia de medidas favorecedoras por parte del mismo gobierno.

Cabe recordar que Mattel no es la primera industria juguetera que cierra en México, hace ya muchos años que fabricantes mexicanos con un nivel importante, cerraron sus plantas y sus tiendas, por no poder competir contra los grandes monstruos extranjeros.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail