Todos fuimos emo

Todos fuimos emo

man-landscape-nature-forest-grass-rock-961980-pxhere-com

Hace 10 años, en el 2008, una especie de tribu urbana se puso de moda en México. Los “emos” eran adolescentes vestidos de negro, con el pelo en la cara y cuya característica principal era que vivían en un mundo de tristeza y oscuridad, rezagados por la sociedad y en una depresión constante, que adornaban con muñequitos y arcoíris grises.

Los emo eran una masa crítica adolescente, perfectamente disfrazada con el maquillaje, el corte de cabello y la vestimenta, que era una mezcla entre punk, rock y Jack Skellington. (Ver Estilo emo).

Era una época en la que estaba de moda la música deprimente, había Messenger y lo más normal era escribir en él frases tristes, alusivas al terrible dolor que significaba tener 13 años y maquillaje de payasito.

Los emo tuvieron su origen décadas atrás en Estados Unidos, fue una moda que antes no tuvo tanto eco y que en la primera década del siglo XXI llegó para ponerle los pelos de punta al adulto contemporáneo.

Recordemos que desde tiempos inmemoriales, los movimientos juveniles, apoyados especialmente en la música, le reventaron la boca al sistema establecido. Rock, punk, jazz, blues, reggae, hippietecas, a gogó, encuerados de Ávándaro; son incontables las modas adolescentes que llegaron para cambiar la historia y dejaron una huella imborrable en el camino de la rebeldía.

Las más interesantes tribus urbanas siempre surgen entre los adolescentes, grupos de jóvenes que experimentan y buscan su identidad en lugares equivocados, siguen música que les combina con el momento que viven y se aferran a otros que, como ellos, no encuentran foro que los reciba ni oído para ser escuchados.

En México, este fenómeno fue bastante interesante, provocó polémica entre padres preocupados que veían a sus hijos dibujarse lágrimas en la cara y usar cortes de cabello exóticos, y convocatorias de otros grupos de jóvenes que se les enfrentaron, porque sus ideologías chocaban, pero ¿qué ideología no te choca cuando eres adolescente?

Fue una época muy interesante, en aquel entonces el peor miedo de las mamás era llegar a casa y encontrar a sus bendiciones convertidas en niños emo, con el pelo en la cara y los pantalones rotos, negros, pero rotos.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail