Multifamiliares Tlalpan: crónica del olvido

Multifamiliares Tlalpan: crónica del olvido

35758860_607795642919372_8070729881215827968_n

En unos meses se cumplirá el primer aniversario del sismo del 19 de septiembre del 2017, que devastó decenas de edificios de oficinas y habitacionales en la Ciudad de México, Oaxaca, Estado de México, Puebla, Guerrero y Morelos. De entonces a la fecha, parece que los únicos enterados de la tragedia fueron aquellos que se quedaron en la calle y los que perdieron a un ser querido, mientras la autoridad se hace de la vista gorda.

Los Multifamiliares Tlalpan, en la CDMX, se convirtieron en una zona emblemática del suceso, ahí un edificio cayó y otros quedaron afectados, mucha gente murió y montones de damnificados se mudaron a vivir a la calle, donde hoy todavía permanecen.

No importa cuántos millones fueron donados por empresas e incluso por gobiernos de otras naciones, a los Multifamiliares Tlalpan no les llegó la ayuda institucional, y el tiempo parece detenido en el mismo día del sismo.

Parece mentira que pasó casi un año, ni siquiera los escombros del edificio derrumbado han sido limpiados en su totalidad. Permanecen ahí los fierros retorcidos de lo que antes fuera la estructura de diez departamentos, en varios de los cuales murieron habitantes.

¿Dónde está el dinero?, ¿por qué 500 familias siguen viviendo en la calle, sólo en esa zona, si las donaciones nacionales y extranjeras superaron los 3 mil millones de pesos?

No se reconstruye, no se proyecta qué pasará con los damnificados, y menos aún, se destinan recursos para ayudarlos, porque para eso no hay dinero.

Organizaciones vecinales temen que con las próximas elecciones federales, cuyo costo asciende a mucho más de lo que costaría hacer un edificio nuevo de interés social para los damnificados, pronto se olvidará el asunto y ellos pasarán a la historia. Tendrán que resignarse a vivir en la calle, en vecindades, arrimados con familiares o en asilos, porque la mayoría son adultos mayores, cuyo único patrimonio se perdió con el sismo.

Miguel Ángel Mancera, entonces jefe de gobierno de la CDMX y hoy coordinador de una coalición, está muy ocupado picando piedra en la política. Dejó su puesto, aseguró el futuro de su familia y le dio vuelta a la página, pero en testimonio de los habitantes de este multifamiliar, jamás les dio audiencia ni escuchó sus necesidades.

Claudia Sheinbaum, entonces delegada de Tlalpan, hoy está ocupada en ser la próxima gobernadora de esta ciudad. Nunca respondió a los damnificados, se lavó las manos, no hizo su trabajo y además pretende asumir un puesto más elevado.

Enrique Peña Nieto, hasta hoy presidente de la república, ya se va. En unos meses más dejará el puesto, seguramente se mudará con su familia al extranjero y jamás volverá a acordarse de todas las familias que dejó viviendo en la banqueta.

Todos los países del mundo tienen una partida presupuestal destinada a los desastres naturales. ¿Cuánto dinero puede costar limpiar un terreno y volver a hacer un edificio de clase popular, cuando se gastan miles de millones en comerciales electoreros, gorras, playeras y basura, producida por los partidos políticos?

Mientras los políticos mexicanos se están tallando las manos de todo el dinero que les va caer con las próximas elecciones, los puestos que van a cacarear, y todas las tranzas que podrán hacer en los próximos seis años, los habitantes de los multifamiliares de Tlalpan se resignan a vivir en campamentos, hacen misas constantes para recordar a los que murieron en el 19s, y ven con tristeza que, para su propio gobierno, son ciudadanos de tercera, no valen, no se merecen ni siquiera un lugar digno donde dormir y el tiempo los está obligando a resignarse.

35812691_607795769586026_3628926638437171200_n

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail