¡Ya es quincena otra vez!

¡Ya es quincena otra vez!

writing-hand-money-business-save-calculator-1109928-pxhere-com

Es el primer día del mes y la población entera se voltea de cabeza. Pareciera que algo regalan, porque las calles, las tiendas, los bancos y los transportes, se llenan de ciudadanos con cara de ilusión.

Pero no, no es Navidad ni es día feriado, simplemente es que otra vez llegó la quincena y pareciera como si con el reducido salario de los mexicanos, el mundo se fuera a convertir en un mejor lugar. O al menos eso es todo lo que ellos quieren creer.

La Ciudad de México es el ejemplo perfecto de este asunto. Sabemos que es quincena, no porque haya centavos de más en la cuenta del banco, sino porque ese día los chilangos se convierten en moscas atontadas por el sol.

Tránsito lento, gente que sale hasta de las coladeras, filas interminables para pagar, comprar, entrar o salir; y ni qué decir de los viernes de quincena, se convierten en un verdadero infierno de caos citadino.

Hasta podríamos apostar que más de uno ha pensado cómo hacer posible que la quincena no exista, y que cada empresa pague los salarios el día que quiera, de manera que cada día de pago no se convierta en pretexto para una estampida de animales salvajes.

¿Será tal vez que la frágil economía del país nos hace depender de un día de felicidad y holgura económica, mientras los otras 14 días vivimos en la zozobra y la incertidumbre?

Casi 40 millones de mexicanos son asalariados, mientras el otro tanto de la población ocupada lo hace por cuenta propia y no tiene ingresos fijos. Eso significa que una parte significativa de mexicanos espera de rodillas la quincena, sueña con arañar los últimos días del mes y anda llorando por los rincones, porque no le alcanza el dinero.

Y ya con la inseguridad rematamos la quincena. Obviamente los criminales saben que ese día los mexicanos andan con el dinero en las manos, les quema y tienen que abarrotar las tiendas para gastarse hasta el último centavo.

Así, millones viven de 15 a 15, como en un círculo interminable de terror, una montaña rusa de emociones y reglas que se lleva la vida de todo un país.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail