Top de vampiros mexicanos

Top de vampiros mexicanos

vampiro

No solamente en Europa y Norteamérica hay buenos personajes de horror, de esos que te sacan un susto y te chupan la sangre, hasta quedar seco como hoja. En México también conocemos a los vampiros, unos más famosos que otros, pero al final de cuentas, cumplen la misma función: no dejarte dormir.

El Vampiro

Filmada en 1957, es probable que sea la primera cinta de vampiros mexicana, con German Robles como protagonista. Se trata de una historia clásica, en la que un vampiro tiene asolados a los habitantes de un pueblo y de una vieja hacienda posrevolucionaria, donde suceden fenómenos paranormales en un ambiente que, desde la primera escena, ya llama la atención por el matiz oscuro que demuestra.

Esta película formó parte de una época mágica del cine mexicano, donde surgieron varios filmes del género fantástico, protagonizados por actores nacionales.

Chiquidrácula

Grabada en los años 80, en plena Ciudad de México, camino a la modernidad, y teniendo como protagonista al actor Carlos Espejel, esta cinta trata acerca de un vampiro de 12 años, que, en medio de una sociedad hostil y decadente, siempre tiene una sonrisa y un buen chiste.

Chiquidrácula es un niño que se disfraza para hacer justicia, ayudar a su familia y obligar a su abuelo a dejar el alcoholismo. Muy mexicano, y de gran valor para el anecdotario de la cinematografía nacional.

Cronos

Dirigida por Guillermo del Toro y considerada la película responsable de que él se haya convertido en un director de talla internacional, Cronos es una de esas grandes películas de vampiros.

Cuenta la historia de una especie de amuleto, construido para dar vida eterna a quien lo utilice. A partir de él se desarrolla la historia de un anticuario que, accidentalmente se convierte en vampiro, y va descubriendo las ventajas de su nuevo estado, como permanecer vivo para vencer al enemigo.

Mary Mary Bloody Mary

De los años 70, Mary Mary Bloody Mary fue una producción México-americana, donde participan actores de ambas nacionalidades, en un filme hoy considerado de culto por los amantes del terror cinematográfico.

Se trata de una historia erótica, romántica y satánica, al mismo tiempo, en la que la protagonista, llamada –por obvias razones Mary–, está condenada a beber sangre para seguir viviendo, al mismo tiempo que se ve envuelta en rituales lésbicos y una fiesta de orgías, un poco extrañas.

Otro filme nacional, pero este vale la pena, porque se sale de todos los estándares acostumbrados, para el cine nacional de aquella época.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail