Por el respeto a los animales

Por el respeto a los animales

dog1

Plazas, iglesias, parques públicos y hasta la puerta de algún infortunado, cualquier lugar es ideal para que, dueños irresponsables, abandonen perros o gatos bajo el pretexto de que no pueden cuidarlos.

Se calcula que el 70% de los perros callejeros que hay en México no nacieron ahí, pero fueron lanzados a la intemperie por sus dueños e ignorados por el resto de la población.

Sería lindo pensar en un país ideal, donde perros y gatos pudieran vivir libres en las calles, ser alimentados por buenos ciudadanos y dedicarse a ser felices. El problema es que, además del abandono, los animales en México son víctimas de la crueldad, la ignorancia y el odio, de muchos que no saben cómo canalizar sus emociones si no es haciendo daño a seres inocentes.

Se calcula que solamente en México viven más de 23 millones de perros callejeros, una cifra que pone al país en primer lugar de abandono de canes, a nivel mundial.

Ni las campañas de esterilización gratuitas, ni los programas de concientización, ni la prohibición en muchos estados de vender animales en vía pública, han logrado evitar que la cifra vaya en aumento. Pero la razón no es otra que la falta de humanidad que pulula entre los mexicanos.

Vivimos una época de violencia en niveles muy elevados, grandes criminales dominan, imponen leyes y tienen en sus manos la tranquilidad de millones. Sin embargo, la realidad es que esa violencia no radica en cargamentos de drogas, armas o políticos corruptos, radica en nuestra propia desconexión y el desinterés que tenemos en mirar a los demás como nuestros iguales.

Si no somos capaces de respetar a un animal de la calle, o hacernos responsables del que tenemos en casa, entonces quizá no respetemos la existencia, las necesidades o los derechos del resto de las personas con las que convivimos a diario.

No hay ley que funcione para proteger a un animal, cuando en realidad lo que no funciona es la cabeza de quienes lo amenazan y se aprovechan de su vulnerabilidad para divertirse o hacer negocio.

Esterilizar, adoptar, y no comprar animales, serían tres pasos importantes para que las historias de crueldad dejaran de repetirse en las calles de México. Si 23 millones de perros o gatos dejaran de ser adquiridos en las tiendas, para dar lugar a que la misma cantidad fuera adoptada y tuviera un hogar digno, estaríamos hablando de un México que no es en el que vivimos hoy.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail