Una ciudad cada vez menos verde

Una ciudad cada vez menos verde

cloud-sky-skyline-city-skyscraper-monument-1011473-pxhere-com

La ciencia ha comprobado que la ausencia de áreas verdes y recreativas en las zonas urbanas, es directamente proporcional a los niveles de violencia que ahí se dan. Es decir que, según las investigaciones, estos dos aspectos son fundamentales para la calidad de vida y el desarrollo saludable de los individuos, sobre todo de los más jóvenes.

Pese a los esfuerzos y las recomendaciones internacionales, la CDMX es una víctima de la urbanización sin control, y la deforestación, perdiendo casi dos mil hectáreas de bosque por año, debido a los asentamientos irregulares y a todas aquellas construcciones que se permiten, gracias a la corrupción.

Cada vez más contaminada, con climas extremosos y una imagen urbana muy deteriorada, la Ciudad de México es víctima de su propio crecimiento descontrolado, poca planeación y mucha población, que busca edificar a toda costa. Aunado a eso, la violencia y la descomposición social, son evidencias de que los chilangos no lo estamos haciendo bien, hemos olvidado que además de vivir, hay que vivir con calidad.

Por otro lado, la ausencia de leyes que trabajen en pro de la dignificación de la ciudad y de sus habitantes, ha provocado que la deforestación no se detenga; obras públicas sin una planificación real, y falta de reglamentos que respeten el entorno natural, están acabando con las pocas áreas verdes que aún quedan.

Son innumerables las consecuencias de no tener áreas verdes en la Ciudad de México, pero la más grave de todas, quizá sea que la orbe es cada vez más hostil con sus habitantes, y los orilla a vivir en entornos violentos y depresivos.

@CronicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail