Cinco cantinas con historia en la CDMX

drink.jpg

Al calor de los tragos se han consolidado grandes momentos de la historia, siendo testigo de ello ciertos establecimientos que hoy, todavía, son un sitio especial para las reuniones sociales, las juntas importantes, los encuentros y los desencuentros.

La CDMX, con sus cientos de años de historia, alberga en sus calles antiguos edificios que, aún hoy día, siguen funcionando como abrevaderos. A continuación una lista con cinco cantinas de la capital mexicana, que guardan momentos históricos entre sus paredes.

La Opera

Ubicada en la calle 5 de mayo, en el Centro Histórico de la capital, esta cantina existe en ese lugar desde 1895 teniendo, desde siempre, entre su clientela a personajes distinguidos de la política y la cultura nacional. Inclusive durante la Revolución Mexicana mantuvo sus puertas abiertas y recibió a famosos luchadores de la época; es aquí donde se ubica la escena más recordada de esta cantina. En el año de 1914 pasó por ahí Francisco Villa, El Centauro del Norte, caudillo de Chihuahua, que decidió dejar su huella tirando un balazo al techo de este lugar, marca que hoy día todavía permanece.

En sus más de cien años de historia, La Opera ha recibido a artistas, presidentes y diplomáticos de México y el mundo, por lo que hoy es parada obligada para locales y turistas, que visitan el centro de la capital.

Restaurante Bar Carlton

A mediados de los años 50, justo antes de ver llegar la Revolución Cubana, este bar ubicado en la colonia Tabacalera, fue el lugar preferido de Ernesto Che Guevara y Fidel Castro. Es muy probable que en este sitio se hayan fraguado los primeros planea de aquel movimiento caribeño, que transformó al mundo. Hoy día es famoso por sus antojitos y botanas.

Salón Victoria

La calle López, del Centro Histórico, es el hogar de este sitio, que en alguna época fue el favorito de los agremiados de distintos sindicatos y de muchas familias de la ciudad, que solían realizar ahí sus reuniones. Es famoso por su cabrito al horno.

El Tío Pepe

En pleno corazón del Barrio Chino, El Tío Pepe se considera la cantina más vieja de la CDMX, fundada en 1874. Posee una decoración tradicional de la época en que fue inaugurada, y resguarda en sus muros fotografías de un México antiguo que ya no existe. Su carta de bebidas y de botanas es bastante tradicional, y vale la pena si lo que se busca es un viaje directo al pasado. El Tío Pepe fue todavía más famosa a partir de que el escritor beatnik, William Burroughs, hizo referencia a ella a una de sus novelas nombrada “Junkie”, donde el protagonista hace una descripción del sitio.

Puerta del Sol

Nacida en el barrio de Coyoacán, se fundó en 1918, y desde entonces sacia la sed de chilangos comunes, intelectuales, artistas y políticos de todos los sectores. Es frecuentada por los amantes de la cerveza y, últimamente, es lugar de reunión, sobre todo entre los jóvenes capitalinos. Sabiendo la historia de esta tradicional colonia, es muy probable que La Puerta del Sol haya albergado a personajes como Frida Kahlo, Diego Rivera y León Trotsky.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail