Y tú: ¿tienes huevos?

Y tú: ¿tienes huevos?

bowl-food-shadow-baking-dessert-egg-142983-pxhere-com

El huevo es un must de la cocina mexicana, sin importar religiones, niveles socioeconómicos o afinidades políticas, casi todos en este país disfrutan a diario de este famoso alimento y lo ven como algo que no puede faltar en el menú.

La American Egg Board (AEB) es una organización que se encarga de vigilar, analizar y hacer estadísticas, respecto al consumo de huevo en Norteamérica y el resto del planeta. Según sus datos, México es el mayor consumidor de huevos a nivel mundial, con más de 22 kilos por persona cada año, además de ser el sexto productor.

Y sí, el huevo es nutritivo, versátil, barato casi siempre y por eso el favorito de 120 millones de mexicanos que lo hacen revuelto, cocido, con jamón, a la mexicana, ahogado, en torta, en taco, con frijoles, con salsa verde y hasta con pan francés.

Pese a que se ha puesto de moda el veganismo, que promueve el no consumo de alimentos de origen animal, y el asunto del colesterol y sus daños irreversibles en el corazón, parece ser que a los mexicanos nada los asusta, porque el huevo sigue siendo su alimento favorito en el desayuno, en la comida y también en la cena.

Y además de hablar en términos meramente gastronómicos, los mexicanos siempre sacan a colación el doble sentido, y el huevo es una víctima constante:

Tener muchos huevos, pocos huevos, chupar un huevo, ser huevón, hacer huevos, tener huevos revueltos, estar de hueva, llevar huevos, qué ricos huevos, etcétera.

Hay una y mil maneras de utilizar esta palabra para saciar nuestras bocas de camionero y nuestras cochambrosas conciencias, pero lo cierto es que, al menos como alimento, en México este mercado vale más de 52 mil millones de pesos, que cada año se generan en producción, ventas y exportaciones, más la generación de miles de empleos directos e indirectos.

Sin duda el huevo es un elemento fundamental de la cultura mexicana porque lo producimos, lo compramos, lo consumimos, lo hablamos y casi lo integramos como un miembro más de la familia, que toma asiento todas las mañanas en el desayuno.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail