Si Internet no existiera...

Si Internet no existiera…

laptop-computer-music-people-technology-building-1240181-pxhere-com

Si Internet no existiera, seguro los mexicanos estaríamos todavía escuchando a Porfirio Cadena en la radio y bailando La Macarena. Sin duda la popularización de esa herramienta y su profunda penetración en nuestras vidas, cambió la manera en que pensamos, convivimos y hacemos el día a día.

El 17 de mayo se celebra el Día de Internet y con ello se agradecen todas las ventajas que nos ha regalado esta gran red global en nuestra vida diaria. Gracias a que existe tenemos acceso a la música, a horas y horas de pérdida de tiempo en redes sociales, a escuelas en línea, tutoriales para hacer muñequitos de migajón y a un montón de memes políticos que hacen nuestra cotidianidad algo más llevadero.

Más de 17 millones de hogares en México tienen conexión a Internet, una cifra que crece con los años porque, al menos aparentemente, ya no podemos hacer nada si no estamos conectados a una red.

Sí es muy útil y en Internet podemos encontrar todo, pero también cabe preguntarnos si no nos hemos vuelto un poco más flojos de pensamiento porque creemos que todo está en la palma de nuestra mano.

Antes en las escuelas, se enseñaba a usar los diccionarios, a buscar en una biblioteca y consultar las enciclopedias para resolver las dudas. Hoy eso es pasado, San Google lo resuelve todo y ya casi ni hay que escribir la pregunta, los sistemas de voz lo hacen por nosotros.

Todo suena muy bien, pero hay que pensar que Internet no tiene presencia física, no es un objeto permanente ni eterno, sino una gran red de conexiones virtuales que un día, según falle la tecnología, puede simplemente desaparecer.

¿Qué haríamos sin consultar el Facebook cada cinco minutos?, ¿cómo nos burlaríamos de los candidatos a la presidencia, si ya no hay memes ni chistes gráficos?, ¿cómo llamaríamos a la abuela, si teníamos guardado su teléfono en un aparato que ya se borró?

Es probable que en un caso así, pasemos por una época de shock social, una especie de caos en el que muchos, miles, saldrían a la calle a darse de topes por no saber qué hacer con la vida real.

Quienes alcanzamos a vivir la última parte del siglo XX, cuando aún no había redes sociales, Whatsapp y casi nadie tenía celular, podemos recordar que hay un mundo allá afuera, que los teléfonos públicos todavía existen y que a más de uno le daría gusto darte un abrazo y platicar en persona, como humanos.

Mientras tanto, en lo que llega el Apocalipsis, hay que agradecer que existe Internet porque hubo personas que trabajaron toda su vida para crearlo, usaron todos sus conocimientos e inventaron algo que pensaron mejoraría la vida humana. Gracias a eso nosotros podemos usarlo para mandar oraciones con Piolín y fotos chistosas de Paquita la del Barrio. Amén.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail