Educación sexual en libros de la SEP

Educación sexual en libros de la SEP

tree-nature-forest-book-read-people-1271139-pxhere-com

La instrucción sexual es un tema clave e indispensable en cualquier sistema de educación básica que se precie de ser innovador, o al menos de buscar serlo. Enseñar a niños y jóvenes el funcionamiento de sus cuerpos y la importancia de protegerlos, es un must para que una sociedad avance y tenga adultos sanos en todos los ámbitos.

Pero a veces parece que México sigue atorado en la Inquisición y muchos sectores niegan la educación sexual, tanto como si negaran lo que tienen entre las piernas.

En 2018 los libros gratuitos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) estrenarán, por primera vez, temas sobre masturbación y homosexualidad, que los niños empezarán a estudiar a partir del quinto año de primaria.

Cabe recordar que los mexicanos están tan desorientados en estos temas, que este país tiene el primer lugar en adolescentes menores de 15 años embarazadas, a nivel mundial. Eso significa que el método para enseñar sexualidad a las nuevas generaciones, no ha funcionado hasta ahora, ellos tienen información, pero no tienen la orientación adecuada y en pleno siglo XXI viven atados a creencias basadas en la ignorancia y el miedo.

Mientras hay países desarrollados donde se fomenta la masturbación entre los jóvenes, como una manera de prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, además del autoconocimiento que conlleva, en México las personas siguen creyendo que salen pelos en las manos por hacer “cosas del maligno”.

Y sí, México está atrasado años luz de distancia en temas de sexualidad y ni las mismas mujeres reconocen sus propios cuerpos, ignoran su anatomía y creen casi por instinto que sus órganos reproductivos sirven solamente para tener hijos.

Tampoco la homosexualidad es un tema reconocido en México. Aunque cada vez más se habla y se abren espacios para la diversidad, a los mexicanos les está costando mucho reventar el molde y aceptar que hay maneras distintas de amar y convivir.

La inclusión de estos temas en la educación básica es un gran paso, al menos un primer intento para avanzar y asegurar que las nuevas generaciones tendrán mejor calidad de vida, ejerciendo una sexualidad mucho más sana y placentera. El problema viene cuando nos damos cuenta que la escuela no puede educarlo todo, y la verdad es que la mayoría de los niños y jóvenes mexicanos no tienen buena orientación sexual en casa, sus padres ignoran aún más información que ellos, y en base a esa ignorancia pretenden guiarlos.

¿Tendrá la SEP gente capacitada para explicar estos temas y los padres estarán dispuestos a aprender?, ¿o será este rubro uno más de los tirados a la basura porque en México nos negamos a avanzar?

Mientras tanto ya han salido las redes de católicos, cristianos y “defensores de los valores” a decir que los nuevos contenidos son ideologías impuestas, que buscan degenerar a la sociedad y fomentar la perversión.

Y luego por qué dicen que vivimos en el Tercer Mundo…

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail