Cuando llegó el reggaetón...

Cuando llegó el reggaetón…

La música hecha en México nunca ha sido la mejor del mundo, hay que aceptarlo… sin embargo, tampoco han salido malos músicos de este país y no podríamos sentirnos avergonzados de que nuestras notas suenen más allá de las fronteras.

 reggaeton

La historia musical de México era no tan mala y los gustos de los mexicanos, en ese sentido, tampoco eran de lo peor. Eso hasta que apareció el reggaetón, una forma extraña de composición sonora, que nos vino a recordar que vivimos en la posmodernidad, el Tercer Mundo y de paso el apocalipsis.

Este muy extraño derivado del reggae, nació en los años 70, pero tomó su verdadero auge hasta ya entrado el siglo XXI, cuando la apertura mental fue suficiente como para tolerar letras alusivas al sexo, la violencia contra las mujeres, el crimen callejero, y todo aquello referente a la descomposición social.

Ninguna forma de música tendría que ser mala por sí misma, pero el reggaetón está especialmente ligado a sectores de la población con menos nivel educativo; la ignorancia, la pobreza y la falta de sentido común, son su principal alimento, y por alguna razón a los mexicanos les fascina.

Más allá de bailar por el simple gusto de hacerlo, las letras del reggaetón tienen que fastidiar a cualquiera que tenga dos gramos de cerebro en el cráneo. No hay sentido alguno en ellas, carecen de lógica, utilidad y hasta de ritmo, eso, aunque suenen una y otra vez en el soundtrack de millones de seres humanos.

Algunos de los mejores ritmos musicales del mundo surgieron de los sectores populares, nacieron en las calles y de la mano de quienes no tenían casi nada. Pero es imposible comparar asuntos como la salsa, el merengue, el blues o el jazz, con el reggaetón, cuyo objetivo principal parece ser que las personas restrieguen su trasero unas con otras hasta contagiarse el chancro y la gonorrea.

No hay un por qué o una justificación real, para aceptar la existencia del reggaetón como género musical posmoderno. Lo único que explica su gran éxito, es que vivimos en un mundo donde las cosas con lógica son cada vez menos comunes, y un país donde no interesa lo que tenga sentido, sólo aquello que permita distraer, evadir e ignorar, el pésimo estado en que se desarrolla la existencia humana en los últimos tiempos.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail