Artesanía: problema de muchos que a nadie le importa

Artesanía: problema de muchos que a nadie le importa

art1

¿Cuándo fue la última vez que compraste una artesanía hecha por manos mexicanas?… esa pregunta puede ser contestada por muy pocos, la verdad es que la producción artesanal en este país es un tema casi en extinción.

Lo que sucede es que los mexicanos no están acostumbrados a apreciar el trabajo manual por su valor de producción, cultural o incluso histórico. En este país vende más lo que es barato, aunque esté mal hecho, y hable pésimo de quiénes son los que aquí viven.

En los pueblos tradicionales de México, donde viven los productores que heredaron su oficio de generaciones atrás, se puede observar la venta de artesanías a precios absurdos, cifras que no pagan en nada el esfuerzo con que fueron hechas y son el resultado de la resignación: mal vender o no vender nada.

En general, la situación de los pueblos indígenas de México parece tramada por una conspiración que quiere desaparecerlos, aniquilarlos y que todos finjamos que nunca existieron; viven en la pobreza, ocultan sus oficios, sus dialectos y hasta el color de su piel, con tal de encajar en un mundo vacío que dice estar a la vanguardia.

México es un país que poco a poco ha matado sus orígenes. Hoy en día es mucho más valorado todo lo que viene de afuera, a aquello que pertenece a este territorio y nos habla de nuestras raíces.

La estadística oficial afirma que los mexicanos usan el 25% de su gasto en cultura, para comprar artesanía. Lo que no se sabe de ese dato es qué tanta de esa artesanía es realmente producto mexicano y no una imitación más barata y de menor calidad, de esas que inundan el mercado nacional.

Es la misma ignorancia de los consumidores la que ha llevado a esta desastrosa situación, mientras los pueblos originarios ven a sus ancianos artesanos morir, y a los jóvenes herederos huir hacia las ciudades buscando el progreso que les vendió la televisión.

Es una verdad cruel e irreversible que debería preocupar a la mayoría, porque significa la muerte de toda una civilización, cosas que futuras generaciones ya no van a conocer y objetos que, de ser el día a día, pasarán a formar museos enteros en honor al olvido.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail