Día de la NO libertad de expresión

Día de la NO libertad de expresión

free

México es un país donde la verdad, como la libertad, es un objeto velado, una especie de mercancía que está en manos de los peores, los más malos que no la dejan ser dicha o escrita, porque no les conviene.

El 7 de junio se conmemora el Día de la Libertad de Expresión en México, una fecha que debiera servir para recordarnos que esa libertad –que aquí no existe– es la que haría la diferencia entre un país con justicia y uno como el que tenemos hoy.

Más que una celebración, esta fecha tendría que ser un reclamo al gobierno y a la misma sociedad, para que se entienda que aquí no existe la libertad de expresión, ni la libertad de prensa y menos aún la libertad política, porque todas estas garantías están sujetas a los intereses de unos cuantos.

De manera oficial, al menos siete periodistas han sido asesinados en México, en lo que va de 2017, lo que suma unos 36 en el presente sexenio. Aquí la verdad no se calla con argumentos o con derecho de réplica, aquí se calla a balazos y con la violencia más cobarde, porque no hemos aprendido una forma de comunicación más inteligente o efectiva.

Y lo peor del caso es que, según se sabe de manera extraoficial, la mayoría de las agresiones ni siquiera vienen de parte de la delincuencia, sino de funcionarios públicos y servidores del Estado mexicano, que con cada periodicaso ven amenazados sus territorios.

Irónico o no, el problema de la libertad de expresión no se reduce a eliminar periodistas incómodos; el trabajo de los medios de comunicación en México, también contribuye a callar ese derecho cuando se producen contenidos que apagan el cerebro de los espectadores, se les distrae con argumentos sencillos y baratos, y se les sujeta a un entretenimiento que no estimula sus conciencias y no les permite ver que son víctimas del sistema. Y con todas esas prácticas ya ni es necesario preocuparse por la libertad de expresión, porque no hay nadie que quiera ejercerla.

Inclusive la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado que la libertad de expresión es un derecho que, en México está en riesgo de desaparecer, en tanto continúen las agresiones contra comunicadores y no se ejerza la fuerza de la ley sobre aquellos que los agreden y coartan sus garantías.

La libertad de expresión es básica en un país que se dice democrático, pues es indispensable para que la población ejerza el resto de sus derechos, y se garantice a sí misma un Estado que le sirva; si alguien se pregunta por qué las cosas no cambian en México, por qué las instituciones no sirven a los ciudadanos y por qué esa situación parece importarle a nadie, quizá en la virtual inexistencia de la libertad de expresión está la respuesta.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail