50 del 68

50 del 68

4515507403_e5a9f0fe4a_z

En 2018, la matanza de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968, cumple 50 años. Es medio siglo de recordar, una y otra vez, que en México los ciudadanos y el Estado son prácticamente enemigos.

Esa noche, en plena Plaza de las Tres Culturas, en el corazón de la Ciudad de México, estudiantes de muchas universidades se reunieron para exigir al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, entonces presidente de la República, parar la represión contra las manifestaciones y respetar los derechos de los presos políticos.

Nadie se imaginó que esa misma represión que buscaban combatir, acabaría con la vida de más de 300 manifestantes, según cifras no oficiales, y desaparecería a más de 5 mil personas, cuyo paradero no se ha resuelto medio siglo después.

Llevando a cabo un plan perfecto, el famoso “Batallón Olimpia”, división de la Dirección Federal de Seguridad, se encargó de disparar contra miembros del Ejército Mexicano que ahí se encontraban, éstos respondieron y derivó en una balacera provocada, que mató a decenas de estudiantes desarmados.

Se sabe que, aún varios días después del 2 de octubre, el Batallón Olimpia continuó su búsqueda de estudiantes en la Ciudad de México, hizo detenciones y desapariciones, apoyado por la mano represora del gobierno.

Fosas comunes, anfiteatros y muchas fosas clandestinas, fueron el destino desconocido de los que esa noche fueron reprimidos, entre quienes también se encontraban niños y habitantes de la zona de Tlatelolco, que fueron sacados a golpes de sus departamentos.

El 68 es una deuda que comparten todos los mexicanos, un recuerdo que debería permanecer para que no se nos olvide que la lucha por la democracia y la libertad está en cada uno, en las acciones del día a día, en la educación, en los grupos ciudadanos que formamos, y no en las altas esferas de la política, tan alejada de los mortales de a pie.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail