Museo Nacional de la Muerte, un recinto que vale la pena ver

Museo Nacional de la Muerte, un recinto que vale la pena ver

45488573_2182765765270968_8819279532004474880_n

La cultura mexicana, desde tiempos prehispánicos, rinde culto a la muerte como un paso de trascendencia y camino hacia otros mundos espirituales. Es justo ese concepto el que llama la atención de los extranjeros sobre este país, pues no entienden cómo un tema tan serio puede ser motivo de canciones, rimas, caricaturas y toda clase de parafernalia.

En el año 2007, la Universidad Autónoma de Aguascalientes inauguró el Museo Nacional de la Muerte, un recinto pensado para recopilar todas las expresiones mexicanas en torno a ese ente y las visiones que de él se tienen, en distintas regiones del país. Podríamos decir que es una manera de darle forma a un concepto que es tan popular y querido entre los mexicanos de todas generaciones.

En pleno centro de Aguascalientes se levanta este enorme edificio, que resguarda colecciones de historia prehispánica, arte moderno, siglo XX y algunas muestras temporales de artistas variados, pero todo referente a la muerte y su lugar en la vida de los mexicanos.

Para la región el tema de la muerte es fundamental, pues de esta misma ciudad es José Guadalupe Posada, autor de la famosa Catrina mexicana y quien dejó un enorme legado para las artes gráficas de México. Mucha de la cultura de la zona se alimenta de esto, y sus expresiones artísticas giran en torno a estas figuras, de ahí que el estado sea especialmente conocido por ello.

Actualmente, el museo cuenta con más de dos mil piezas, además de un acervo fotográfico y de periódicos, que retrata importantes momentos del país entre los siglo XIX y XX. Finalmente, adorna su patio central con una reproducción, de pared a pared, del famoso cuadro “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, de Diego Rivera.

Nadie puede negar la importancia que la muerte tiene entre los mexicanos, ya sea con una visión dramática, casi de telenovela, o con una mirada mucho más divertida, como la de aquellos que, en dichos coloquiales, le pelan los dientes a la huesuda.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail