Flor Amargo dice no al racismo y la discriminación

Flor Amargo dice no al racismo y la discriminación

El mes de junio de 2020 se vio marcado por las protestas antirracistas en todo el mundo, luego de que en Estados Unidos un afroamericano muriera en manos de la policía sin haber cometido delito alguno.

México no se quedó atrás, aquí también muchas personas se manifestaron contra el racismo y la xenofobia, dos males que seguimos padeciendo en pleno siglo XXI y que suelen caracterizar a este país.

A este respecto, la cantante Flor Amargo subió un vídeo a sus redes sociales donde habló sobre su experiencia con la discriminación en México, las dificultades que enfrentó desde niña por ser morena y por pertenecer a un estrato social bajo desde el cual siempre le hicieron sentir que valía menos.

Es curioso cómo un país en el que la mayoría tiene raíces indígenas y cuya historia prehispánica es tan apreciada en otras naciones, es también uno de los más racistas y discriminadores, y donde el color de la piel sigue teniendo una importancia absurda, pero se acompaña de otros estereotipos como las clases sociales, las tallas y hasta la marca de la ropa.

Estadísticas afirman que más de la mitad de los mexicanos han presenciado actos de discriminación relacionados con la apariencia, el color de la piel, la ropa y hasta el peso.

¿Será posible que en pleno siglo XXI todavía sigamos siendo tan superficiales en este país? Por desgracia la respuesta más probable es que sí, los mexicanos siguen pensando que ser moreno o rubio significa más o menos oportunidades, y eso es real en las estadísticas.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) calcula que las personas de tez morena en México tienen 51% menos oportunidades de obtener riqueza, pues en muchos casos eso implica que no puedan acceder a mejores puestos de trabajo, salarios más altos y más comodidades.

Por otra parte hay otros asuntos que son motivo de discriminación, como el empleo. Trabajar en servicios como la limpieza doméstica o la albañilería es una constante causa de ofensa en distintos sectores; se calcula que las empleadas domésticas están entre los 10 grupos más discriminados del país, sólo por debajo de los gays y los indígenas.

Y mientras todas estas cifras nos hablan de todo lo que no hemos avanzado en construir una sociedad más armónica e igualitaria, millones de mexicanos pretenden unirse a la indignación por el racismo del otro lado de la frontera y defienden a personas allá, mientras aquí siguen separando y discriminando.

 @CrónicaMexicana
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail