Una ciclovía elevada para la CDMX

Una ciclovía elevada para la CDMX

640px-ciclovia_da_av-_paulista_02

La Ciudad de México ya no puede más, está al borde del cataclismo entre autos, peatones y transporte público insuficiente, y hasta ahora ninguna propuesta ha terminado con los problemas de movilidad, propios de una ciudad con más de 20 millones de habitantes.

Recientemente surgió el proyecto MOVI, que propone crear una ciclovía elevada de 400 kilómetros, a lo largo de las principales avenidas capitalinas.

Cada día más de 130 mil personas usan la bicicleta como medio de transporte en la Ciudad de México, y aunque es un vehículo cada vez más popular por ser limpio y barato, aún no es del todo atractivo, porque en una orbe como esta, hay cierto riesgo al andar entre autos y camiones.

MOVI pretende crear caminos elevados que sean exclusivos para las bicicletas, haciendo este transporte mucho más atractivo para miles de personas, que ahorrarían mucho dinero y tiempo, cada día.

Los chilangos son obesos y viven estresados por el caos de la ciudad, es así que una opción de movilidad más limpia, económica y saludable, sin duda haría un cambio en sus vidas.

Este proyecto requeriría al menos 20 mil millones de pesos para llevarse a cabo, una cifra importante, pero no tanto si tomamos en cuenta que la Línea 7 del Metrobús, costó mil 300 millones y la Línea 12 del Metro más de 50 mil millones de pesos, cargados directo al erario chilango.

Las mejores ciudades del mundo tienen infraestructura ciclista porque eso reduce el tránsito vehicular, baja la contaminación y mejora la salud de los habitantes; en la Ciudad de México los proyectos para la cultura ciclista no se han consolidado del todo, porque hay muchos que se aferran al auto como única opción de movilidad.

¿Será nuestra única opción seguir pagando más de 20 pesos por litro de gasolina, para quedarnos dos horas atorados en el tráfico?

La ciclovía elevada hoy es sólo una propuesta, un sueño difícil de alcanzar porque implica aniquilar el negocio de las gasolineras y poner a hacer ejercicio a miles de gordos, que están muy cómodos en sus autos; habría que analizar en números qué tanto podríamos ahorrarnos en temas de salud pública: diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de contingencias climatológicas, con tan sólo abrir un espacio para que más personas puedan usar la bicicleta como medio de transporte.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail