Día del Gato: ¿cómo los tratamos en México?

Día del Gato: ¿cómo los tratamos en México?

El gato es ese animal misterioso que muchos adoran y otros tantos temen por su personalidad particular, su facilidad para ignorar a los humanos y la cantidad de desastres que puede hacer cuando nadie lo ve.
En México sólo 11% de las mascotas son gatos, pues muchos aún siguen prefiriendo a los perros por su facilidad de trato y su fidelidad. Sin embargo, los fabricantes de alimento para animales domésticos afirman que los números van en aumento, especialmente en las grandes ciudades donde las personas viven en espacios pequeños y no tienen tiempo de sacar a pasear a un can.
Aún con el dato anterior, en este país todavía hay muchas creencias negativas que pesan sobre los gatos, ideas sobre enfermedades o supersticiones absurdas que provocan que se les trate mal o se les asesine con mucha crueldad.
Todos hemos escuchado por ahí el famoso mito de la toxoplasmosis, una enfermedad que todos temen, pero pocos se han dado a la tarea de investigar. Resulta que muchas personas en México aún creen que sólo por el hecho de tener un gato o incluso tocar uno ya pueden padecer la toxoplasmosis (como si además fuera una enfermedad radiactiva y terminal). Y la verdad es que no funciona así, pues se trata de un virus que se adquiere de un gato, o mamífero, infectado a otro que no lo está, y para que el dueño lo padezca tiene que, literalmente, comerse sus heces.
Si eres un dueño responsable, ¿por qué tu gato tendría que estar en contacto con un gato de la calle? Y encima, aún cuando lo padecieras, para la gran mayoría de las personas es un virus casi imperceptible que se manifiesta en la forma de una gripa común y luego crea inmunidad en el cuerpo.
Y para rematar casi nadie sabe que es mucho más fácil adquirir el toxoplasma por comer carne mal cocinada, que por convivir con un gato.
Ese es sólo uno de los muchos mitos alrededor de los gatos que aún prevalecen en México. También hay quienes todavía piensan que los gatos negros dan mala suerte y hasta intentan cazarlos para el “bien social”.
Otro tema es el asunto de la sobrepoblación gatuna, en especial en las calles porque tienen una gran facilidad para reproducirse y las personas no son muy responsables en ese sentido. Apenas medio millón de perros y gatos en el país han sido esterilizados para evitar su reproducción.

Se calcula que en este país el 70% de las personas que adquiere un animal de compañía, ya sea perro o gato, termina por abandonarlo en la calle, pues al final se convencen de que no es tan sencillo adquirir una responsabilidad que durará de 10 a 15 años.
Lo anterior resulta en demasiada fauna en las calles, reproducción sin control y finalmente crueldad, pues los animales están expuestos a la ignorancia y la violencia, gente que los maltrata, los envenena o incluso abusa de ellos en diversas formas.
En México hay casi 11 millones de gatos, pero más de la mitad no tiene hogar, pese a los esfuerzos de organismos para concientizar sobre la importancia de la tenencia responsable, la esterilización y la adopción que da la oportunidad a animales callejeros de tener una vida mejor.

@CrónicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail