Guía de herbolaria mexicana

El té es una tradición milenaria, heredada de China hacia Inglaterra, y de ahí exportada a América en los años de la colonización europea. Desde siempre, es una costumbre utilizar las infusiones de hierbas como un alimento nutritivo para el cuerpo y para el alma.

Por otro lado, la herbolaria también es un estudio empírico, heredado de generaciones milenarias, algo en lo que México siempre ha estado muy por encima de otras civilizaciones, y que aún hoy sigue siendo un acierto.

Aun con el desarrollo científico y los avances en la medicina, las hierbas siguen siendo una base natural y alternativa para los males orgánicos.

A continuación una lista de las plantas más cultivadas y usadas en México, desde hace varios siglos, tanto en la medicina como en la cocina.

Hierbabuena

Este es un clásico del recetario mexicano. Tanto en la cocina como en la medicina, la hierbabuena juega un papel fundamental por su alto poder digestivo y un olor que puede dar un toque especial a cualquier platillo. Por algo es el sabor más clásico en dulces, aromatizantes y gomas de mascar. Es una planta híbrida, compuesta de dos variedades de menta y puede, incluso, masticarse sin tener efectos venenosos. A nivel tópico, ayuda a sanar heridas a través del contacto directo.

Como dato curioso, la hierbabuena es una de las plantas favoritas de los gatos.

hierb.jpg 

Ruda

Como si su nombre fuese a propósito, esta es la hierba favorita de brujos, magos, chamanes y santeros, por su cualidad de limpiar las malas energías. A nivel medicinal, sus poderes se enfocan en la sangre, la circulación y el sistema respiratorio.

En el mundo esotérico, la planta de ruda tiene, incluso,  género femenino o masculino, y se elige dependiendo del propósito que se busque. Y quizá lo más interesante es que ha sido usada en distintas épocas, civilizaciones y continentes, siempre con objetivos como limpiar malas vibraciones o romper encantamientos.

ruda.jpg

Sábila

Conocida por sus efectos en la piel, la sábila es utilizada desde tiempos ancestrales como un remedio casi mágico. El aloe –la sabia proveniente de esta planta– ha sido estudiado por científicos, que siguen descubriéndole propiedades y beneficios.

Si bien la sábila no tuvo su origen en México, sí se le relaciona con otras plantas de la especie, como el nopal y el maguey. Incluso se le atribuyen propiedades para la buena fortuna y la energía.

aloe.jpg

Chaya

De origen Maya, la chaya es una planta principalmente comestible y que, en un futuro, podría ser candidata a ser parte de los llamados “alimentos del futuro”, por sus altas propiedades nutricionales. Un detalle interesante es que, resulta tan fuerte, que no puede comerse cruda porque sería tóxica.

Es tan rica en proteínas, que representa una fuente de alimentación para las personas vegetarianas.

chaya.jpg

Flor de Jamaica

Tuvo su origen en África, sin embargo hoy es tan mexicana como el mole. Desde siempre ha llamado la atención por su color rojo vistoso, y su facilidad para pintar el agua. Se le reconocen beneficios a nivel renal y circulatorio, pero no se puede consumir mucho, en poco tiempo, porque es un diurético natural.

Además del agua de Jamaica, famosa en México, también se hacen tacos, ensaladas, vinos y dulces, con esta flor.

jamaica.jpg

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail