Los chilangos también hacen ejercicio

bici3.jpg

Mucho se dice que las grandes ciudades son cada vez más para los autos y menos para las personas, pues los espacios públicos constantemente se convierten en calles, avenidas, segundos pisos y vías rápidas. Y es verdad, en mucho el crecimiento urbano limita la calidad de vida de los habitantes, y los orilla a vivir en espacios pequeños, sin sitios de esparcimiento, sin recreación y sin áreas verdes en las que, simplemente, puedan respirar.

La contaminación, el ruido, la inseguridad y la velocidad con la que se lleva la vida en la gran ciudad, ha provocado que las personas sean cada vez más sedentarias, que se queden en sus casas mirando televisión y evitando la fatiga de lidiar con el caos urbano.

Sin embargo, ese modo de vida ya tiene consecuencias en la salud de los mexicanos, de los cuales, al menos un 30% padece algún grado de sobrepeso u obesidad, por falta de hábitos de ejercicio.

En razón de todo lo anterior, la CDMX ha intentado mejorar sus espacios de esparcimiento público, en un afán de que las personas regresen a la calle, de ejerciten, convivan y vuelvan a adueñarse de la ciudad.

Hoy en día, más de 300 gimnasios al aire libre funcionan en esta capital, los cuales cuentan con aparatos para ejercicio, que pueden ser usados de forma gratuita por toda la población.

Parece sencillo, pero gracias a esa iniciativa es posible ver cada vez a más personas ejercitándose en calles, avenidas, plazas, camellones y jardines.

Otro factor que abunda son los sitios para correr. No es difícil ver que cada vez son más las personas que se unen a maratones y carreras públicas, buscando mejorar su salud y llegar a la meta.

El Sope, Los Dinamos, El Bosque de Chapultepec, el Parque Hundido, los Viveros de Coyoacán, Reforma, Aragón, el Parque Bicentenario y como diez mil más. Para correr en esta ciudad no hay pretexto.

Pasando a deportes más extremos, el gobierno capitalino ha puesto interés en atraer a los más jóvenes, por lo que ha implementado parques de skate y bicicleta, en prácticamente todas las delegaciones, y de manera completamente gratuita.

Además, para ejercitarse en forma hay casi 200 centros deportivos públicos, muchos de los cuales, incluso, cuentan con albercas para practicar natación y otros deportes acuáticos, a precios simbólicos.

Y ya hablando de infraestructura callejera, la CDMX cuenta con 92 kilómetros de ciclovías, pensadas específicamente para los ciclistas que a diario utilizan la bicicleta como medio de transporte, ejercicio y recreación. Y aunque aún falta mucha mejora en estos servicios, la realidad es que sí representan una opción ante el ajetreo del transporte capitalino.

No es verdad entonces, que por vivir en una enorme ciudad, los chilangos han dejado de moverse, pues las opciones son múltiples y están al alcance de cualquiera.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail