La pesadilla del turno nocturno

La pesadilla del turno nocturno

Alguna vez de mi trágica vida se me ocurrió trabajar en la noche. Era una cuestión de practicidad, pensando que así tendría tiempo para hacer otras cosas en el día.
Y sí, agarrar el ritmo no fue fácil, me esforcé mucho y de pronto sentí que lo tenía dominado. Pero entonces empecé a tener alucinaciones, las 3 o 4 horas diarias de sueño sólo me daban para quedarme dormida en todas partes, sufrir accidentes vergonzosos en la calle y tener sueños lúcidos en los que ya no distinguía sí estaba despierta o no.
A veces trabajar de noche no es una opción, es una necesidad por cuestión de salarios, distancias u horarios. El punto es que cualquiera que haya pasado por esas sabe que laborar de noche es una pesadilla apocalíptica, la peor de las ideas y una especie de muerte lenta para quienes no tienen de otra que salir de casa al anochecer.
El 21% de los trabajadores mexicanos opera de noche, en rubros como tecnología, seguridad, periodismo y transporte, entre otros.
Y es cierto, la ciencia afirma que trabajar de noche no es saludable porque contradice al ritmo circadiano del cuerpo, ese por el cual despertamos cuando hay luz y dormimos cuando se oculta el sol.
¿Cómo le decimos al cuerpo, instruido por miles de años de evolución humana, que debe cambiar su ritmo al contrario y funcionar cuando debería estar descansando?
Afortunadamente el tema del horario nocturno cada vez está más regulado, al menos en México ese turno se paga más que el turno de día, aunque por supuesto no hay precio que pague la salud humana y todos los trastornos que sufres cuando vives de noche.
Infartos, depresión, obesidad y problemas nerviosos son algunos de los trastornos que causa no dormir durante periodos prolongados, aunque hay gente que lograr sobrevivir y pasa años enteros laborando de noche, dominando por completos las dificultades de contradecir al cuerpo humano.
En un mundo capitalista, donde trabajar es sinónimo de comer y sobrevivir, a veces no hay de otra que probar las miles del turno nocturno, con todo y sus fantasmas, aparecidos y monstruos de la oscuridad que también salen con la luna a trabajar.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail