¿Qué está pasando en el deporte mexicano?

¿Qué está pasando en el deporte mexicano?

El deporte es el alma de un país, lo que le da vida a su población y un recurso para la salud mental y física.
En México hay más de 400 atletas de alto rendimiento, que destacan en diferentes disciplinas y a pesar de las circunstancias adversas en las que entrenan y compiten, siguen trayendo medallas al país y colocándose en los rankings mundiales.
2019 ha sido un año particularmente difícil para México en términos deportivos, el cambio de gobierno no ha sentado bien y la reducción de recursos ha sido muy notable en todos los sectores; para la participación en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, no se sabe si habrá recursos, pues hasta el momento Ana Gabriela Guevara, líder de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), asegura que le dieron 400 millones de pesos menos que en otros ejercicios fiscales, con lo cual no se ha podido hacer gran cosa.
Incluso Guevara ya fue llamada a comparecer ante diputados, luego de que se detectaran supuestas irregularidades en el manejo del presupuesto de la comisión. Ella se declaró atada de manos ante un enorme sistema de corrupción que viene desde otras esferas políticas.
A todo este desastre no son pocos los deportistas destacados que han declarado sentirse decepcionados por el poco apoyo del gobierno, pues no sólo les han reducido las becas, también les han retirado viáticos para asistir a competencias y muchas otras cosas que tendrían que ser financiadas por Conade.
Además de todo el caos, también hay declaraciones que lejos de ayudar al tema, más bien crean polémica y alteran la percepción de los mexicanos sobre lo que en realidad está pasando.
En el mes de junio de 2019 la esgrimista Paola Pliego anunció que se iba de México, en sus propias palabras debido a que aquí no la habían apoyado para competir y llegar más lejos con su carrera deportiva.
Independientemente de la difícil situación en la Conade, no deberíamos olvidar que Pliego fue sancionada por dopaje en 2016, situación que la dejó fuera de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Y aunque años después la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) supuestamente la exoneró de la acusación, ella no es un personaje bien visto en la Federación Mexicana de Esgrima y constantemente ha protagonizado escándalos que nada tienen que ver con su actividad deportiva la cual, dicho sea de paso, dejó de lado hace tiempo por salir en revistas de sociales y en programas de televisión donde habló de “lo mal que la tratan en este país”.
Paola Pliego afirmó que, gracias a que tiene la nacionalidad de Uzbekistán, ahora competiría por ese país; pese a estar en el lugar 192 del ranking mundial, se llama a sí misma la mejor esgrimista de México y con esa misma soberbia quiere hacerse un lugar entre las asiáticas.
También irónicamente una de las mejores esgrimistas del mundo sí es mexicana, pero no es Pliego. Su nombre es Natalia Botello y tiene el título de Campeona Mundial Juvenil y Cadete de Esgrima, además de que a sus escasos 16 años acumula decenas de medallas de torneos y competencias internacionales de nivel profesional.
Botello, a diferencia de Pliego, está trabajando en este momento para que su participación en Lima 2019 resulte en otra presea, aún a pesar de las dificultades que tiene el país. Ya en junio ganó, junto con otras tres esgrimistas, la medalla de bronce en sable femenil por equipos, durante el Campeonato Panamericano de Mayores en Toronto, Canadá.
Si bien la situación es complicada para el deporte nacional, no debemos olvidar que mucho es también el caos, la desinformación y lo que se desconoce del trabajo de las federaciones para llevar a los deportistas al máximo nivel. Además no es ni la primera ni la última vez que el presupuesto es bajo, se debe dinero a deportistas, entrenadores, médicos y personal administrativo, y aún con eso México sale a competir y se corona en el medallero.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail