4 de octubre: Día Mundial de los Animales. ¿Cómo los tratamos en México?

4 de octubre: Día Mundial de los Animales. ¿Cómo los tratamos en México?

Con el objetivo de hacer conciencia en la población sobre el respeto a los animales, la necesidad de darles derechos y la urgencia de parar su explotación indiscriminada, desde 1929 se instituyó el 4 de octubre como el Día Mundial de los Animales.
Y a casi un siglo de distancia, es cierto que muchas cosas han cambiado y en general los animales son entidades cada vez más respetadas, tanto que en algunos países ya se les confieren derechos por ser seres vivos y sintientes.
En México, por el contrario, los humanos todavía no aprendemos gran cosa sobre convivir con otros animales y seguimos explotándolos como si fueran objetos inanimados.
Si bien cada vez más estados del país tienen leyes para castigar el maltrato animal, año con año las denuncias crecen porque no hay una conciencia en la población sobre por qué hay que tratar bien y con dignidad a todos los seres vivos.
Sólo en la Ciudad de México se atienden más de mil 700 denuncias anuales por casos de maltrato, explotación o incluso posesión ilegal de animales silvestres. Y aunque la llamada Brigada de Vigilancia Animal hace lo que puede para atenderlas, no hay sistema que pueda con la falta de educación.
Otro tema que se ha ido erradicando es la venta ilegal de animales, pues antes cualquiera podía obligar a su perro a tener crías para hacer negocio con ellas, sin importar que éstas nacieran en pésimas condiciones, enfermas o que fueran comerciadas en plena calle.
También por la cruza y venta indiscriminada, cada año medio millón de mascotas va directo a la calle en todo el país . Y es que la nula educación en el tema lleva a muchos a pensar que los animales son artículos desechables, basura que se puede arrojar a la calle sin ningún problema y que además es reemplazable con otro cachorro de moda por unos cuantos billetes.
Los animales de la calle sufren maltrato, enfermedades y mucha violencia, y la mayoría de ellos termina asesinada en perreras o bajo las llantas de los automóviles, solamente porque aún hay dueños irresponsables que entienden el valor de tener una vida en sus manos.
Al final, en México aún hay muchas otras formas de maltrato animal que están socialmente aceptadas, como la tauromaquia o las peleas de gallos, y cuyo simbolismo es peligroso porque, sin querer, enseñan y aceptan la violencia como una forma de vida justificable.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail