Ritos clásicos y no tan clásicos del Año Nuevo en México

añonuevo.jpg

El Año Nuevo es siempre un nuevo comienzo, el cerrar una página y empezar otra, en el libro de la vida. Para los mexicanos, abrir un Año Nuevo significa planear que todo será mejor, que las cosas cambiarán y que todos ahora sí harán lo que les toca. Y sobre esa fe de renovación, los rituales de esta temporada representan la confianza en que lo que viene, que superará lo que se va.

¡A correr!

Una maleta y unos tenis componen uno de los rituales más utilizados en la fecha. Es costumbre que al sonar las doce campanadas, justo al comenzar el 1° de enero, muchas personas tomen su maleta y corran, para darle la vuelta a la manzana, visualizando que así viajarán a muchos lugares el siguiente año. Lo mejor de esta costumbre es ir a toda velocidad por la calle, y encontrar a los vecinos en el camino, haciendo exactamente lo mismo.

Lentejas

Abundancia, riqueza y bienestar. En Año Nuevo muchos mexicanos avientan semillas, en la forma de frijoles, lentejas o arroz, para visualizar que el año que viene será abundante y no faltará la comida en la mesa, ni el dinero en la cartera. Hay que lanzarlas por todos los rincones de la casa y pensar entonces, cuáles son las cosas que más se desean para el nuevo comienzo.

Para estrenar

Más abundancia para el próximo año. Si lo que quieres es que el dinero no te falte y tener cosas nuevas todo el año, entonces durante la celebración de Año Nuevo, debes estrenar un atuendo completo, con todo y las etiquetas, las cuales retirarás durante las doce de campanadas del 1° de enero. La parte interesante es andar, durante toda la fiesta, con etiquetas colgando como árbol de Navidad.

A barrer y a limpiar, que el mundo se va a acabar

La escoba es un aditamento especial en la rutina del mexicano. Así, en el Año Nuevo, la costumbre es barrer todos los rincones de la casa y principalmente la entrada, con la idea de alejar todo lo malo del año que se va, las malas vibraciones, las envidias, las tristezas y los malos recuerdos, esperando con eso darle entrada a todas las cosas nuevas que vendrán.

La zapatilla de Cenicienta

Si dinero quieres tener, una moneda en tu zapato debes poner. Así es, esta costumbre señala que, para que el dinero no falte en los meses siguientes, se debe colocar una moneda en el zapato, durante la celebración, cargando con ella toda la fiesta, para tener presente un siguiente año, sin agujeros en las cuentas.

Estos son sólo unos cuantos de los miles de rituales que los mexicanos, supersticiosos por tradición, siguen para preparar el año que viene. Lo importante aquí no es cuál seguir, sino mantener la esperanza de que lo que espera, será siempre mejor, que lo que se va.

Valeria Lira

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail