Las películas mexicanas de terror, más emblemáticas de todos los tiempos

purpose_by_alphadev-d82ujzn.pngEl cine mexicano es, como la vida en México, una cosa especial y sin igual en ninguna parte del planeta. La gran pantalla es uno de los fuertes del país, sobre todo últimamente que actores, directores y productores mexicanos, han despuntado en los grandes festivales cinematográficos del mundo. Y es el cine de terror, uno de los sectores más valorados, pero también el más desconocido entre el público mexicano.

A continuación una lista de los filmes mexicanos de terror más aclamados por la crítica, y preservados como obras de culto por los conocedores.

Alucarda

Realizada en 1977, a cargo de Juan López Moctezuma, esta película de temática lésbica-vampírica es, según los fanáticos, una de las joyas del cine de terror mexicano. Es probable que el éxito de la cinta, esté en el uso de los elementos religiosos como pretexto para el satanismo, adornado con toques eróticos y mucha sangre. La joven Alucarda, protagonista de la historia, es prácticamente la encarnación de Satanás, y hace de las suyas para llevar el mal al convento donde estudia, desatando una ola de sucesos de ultratumba, que han puesto a gritar a generaciones y generaciones de espectadores.

La Llorona

Todavía en 1933, año en que fue producido este filme, México era un pueblo supersticioso y temeroso de lo desconocido. La leyenda de la Llorona es, desde tiempos prehispánicos, una historia clásica que recorre las calles de la capital, haciendo alusión al fantasma de una mujer que vaga clamando por la muerte de sus hijos.

Para la época en que salió a la luz, La Llorona resultó impactante para el público y fue un avance, en cuanto a tecnología se refiere; fue una de las primeras películas con sonido que se produjeron en México.

Historias de Ultratumba

A cargo del director Fernando Méndez, en 1959 salió a la luz “Historias de Ultratumba”, una de las películas más impactantes del cine de horror mexicano. Se trata de una mezcla entre pasión, muertos vivientes, misterio, locura y satanismo, que resulta en un filme no apto para mentes sensibles, pero sí para quienes aprecian la trayectoria cinematográfica nacional, en sus diferentes expresiones. Por algo se menciona a Méndez como uno de los mejores directores y guionistas del cine mexicano, destacando, además de ésta, en muchas otras producciones de géneros varios, que fueron un éxito.

Veneno para las hadas

Es difícil elegir cuál es la mejor película de Carlos Enrique Taboada, siendo él uno de los directores de cine más admirados en México y el extranjero. “Veneno para las hadas” es uno de sus clásicos más conocidos, y cuenta la historia de una niña que, con gran poder mental, manipula su alrededor para obtener lo que quiere, hasta que un día las cosas se voltean y ella cae víctima de su propio juego. Sin duda, el material de Taboada es un must entre los cinéfilos mexicanos, siendo sus cintas de gran valor para la historia cinematográfica nacional.

Cien gritos de terror

Producida en 1965 por Ramón Obón, “Cien gritos de terror” fue una película innovadora en su época, por tratarse de dos historias cortas, unidas en una sola cinta, con temática de horror y suspenso. Ambas tramas giran en torno a personas que vuelven de la muerte, y la delgada línea entre el sueño y la vida eterna. Si bien no destaca por sus cualidades técnicas, sí es valiosa por el contexto cinematográfico en que salió a la luz.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail