Lunes otra vez

huevos.jpg

Es lunes otra vez, hay que despertar temprano, caminar, correr, abrirse paso, volver a la rutina, ver pasar en el reloj las horas y darse cuenta que sólo queremos que ya sea viernes, otra vez.

Millones de mexicanos viven atrapados en el ciclo infernal del lunes al domingo, esperando sólo un momento para descansar, relajarse y salir de una asfixiante rutina, que no es más que el reflejo de por qué está todo tan mal: en este país casi nadie hace lo que le gusta.

Aunque suene como pérdida de tiempo, se sabe bien que el tiempo dedicado al ocio es también benéfico para la salud, y contribuye en aspectos como el estudio y el trabajo, para que funcionen mejor.

Según la «Encuesta Nacional del Uso del Tiempo», realizada por el Inegi, las personas con empleo, le dedican más del 40% de su tiempo a esa tarea, mientras que quienes se dedican a las tareas del hogar, le dedican a eso, más del 55% del tiempo, sin que en la mayoría de los casos tenga alguna remuneración económica.

Y del mismo estudio se desprende que, menos del 14% de las horas se dedican al ocio y entretenimiento, en la forma de práctica deportiva, asistencia a eventos culturales y uso de medios de comunicación, como la TV y el radio.

Claro que con los años, también las costumbres se modifican, y eso depende directamente de las novedades en el mundo del entretenimiento.

Aunque parece que hay poco tiempo para la diversión, México es el país del mundo que más horas invierte en el uso de redes sociales, con un promedio de 8.6 por persona, siendo Facebook el rey que domina la preferencia.

Viendo todos estos números, queda pensar por qué si México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que más horas destina al trabajo, también le queda tiempo para ser el que más horas pasa viendo redes sociales.

Y para esto sólo hay dos opciones: o los mexicanos son muy buenos administradores del tiempo, para ganar todas las estadísticas, o nada más no encuentran cómo darle a su ocio un camino útil.

Los países de Asia son los que menos tiempo dedican al uso de redes sociales, mientras que económicamente tienen los PIBs más altos del planeta.

Y para rematar, ni siquiera es que los mexicanos dediquen la mitad de su tiempo al trabajo, por gusto. Una encuesta de la norteamericana Gallup, revela que México es, de toda América Latina, la nación con más insatisfacción laboral, ya que sólo un 12% de los trabajadores dice amar realmente lo que hace, mientras los otros dicen conformarse o, realmente, detestar su actividad remunerada.

Habría que reflexionar, detrás de cada historia de horror laboral, cuál es verdaderamente el problema o cuál fue el momento en que, como dicen por ahí, “la puerca torció el rabo” para terminar en el peor trabajo, con la peor actitud, y buscando un escape monótono en las redes sociales y el entretenimiento barato.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail