Las peores ciudades de México para vivir

apocalipsis.jpg

Ruido, contaminación, inseguridad, desorden, malos servidores públicos, pocos espacios de recreación, poca movilidad y falta de infraestructura. Las ciudades que a continuación vienen, tienen todo lo anterior y por eso fueron calificadas, según sus propios habitantes, como las peores para habitar en todo el país. Dicen que vivir en ellas es toda una pesadilla y los que pueden huyen.

Chilpancingo, Guerrero

Prácticamente todas las encuestas ponen a esta ciudad como la peor del país, un lugar nada recomendable para habitar, principalmente por su alto índice delictivo y las constantes manifestaciones que afectan económicamente a la entidad.

Se sabe bien que esta ciudad es presa de varios grupos delincuenciales, los cuales se disputan constantemente los espacios, haciendo víctimas a los ciudadanos. Aunado a eso, el ayuntamiento cuenta con poco más de 100 policías para atender la seguridad de más de 200 mil habitantes.

Maestros, sindicatos, trabajadores, funcionarios, aquí todos marchan casi a diario, son constantes los saqueos, el cierre de avenidas y la destrucción de los espacios públicos, todo cobijado bajo la bandera de una justicia ficticia.

Cuernavaca, Morelos

Hasta hace algunos años, Cuernavaca era refugio de los chilangos, que veían ahí un oasis climático, alejado del ruido citadino, la contaminación e incluso de la delincuencia callejera. Sin embargo, hoy las cosas han cambiado, porque esta pequeña ciudad ya es madriguera de los peores criminales del país.

Las estadísticas señalan más de 15 mil delitos por cada 100 mil habitantes, una de las tasas más altas de todo el país.

Por otra parte, esta ciudad tiene uno de los aires más contaminados, con 15 muertes prematuras al año, relacionadas con este factor.

Otro problema latente en Cuernavaca es el ambulantaje, que ha invadido avenidas enteras, espacios públicos y hasta sitios históricos, y al cual el gobierno no ha podido ponerle freno, al ser una alternativa económica para parte importante de la población.

Ciudad del Carmen, Campeche

Pese a estar en el sur del país, donde se sabe que los índices de calidad de vida son mejores, esta pequeña población, de menos de 200 mil habitantes, se ubica entre las peores de México.

Y no, la violencia no es una de las causas, pero sí la baja calidad en los servicios públicos y la infraestructura, sumado eso a la baja movilidad económica, detonada por una disminuida actividad petrolera, factor que antes daba grandes ingresos a la entidad, y hoy falta.

Cabe destacar que, al menos en este caso, los datos no coinciden exactamente con la percepción de los habitantes, quienes en su mayoría aseguran que la ciudad es una de las pocas del país donde aún se pueden vivir en paz, e incluso invertir dinero, sin temor a la delincuencia organizada.

Ecatepec, Estado de México

Este es un caso en el que las estadísticas no mienten. Difícilmente alguien podrá desmentir que este municipio del Estado de México, es uno de los más conflictivos, en muchos sentidos.

Además de ser el municipio más poblado de aquel estado, cuenta con los mayores índices de extorsiones, secuestros, feminicidios, asaltos a transporte público y muertes violentas.

Por otra parte, en voz de sus propios habitantes, se sabe que otra cosa mala es el poco acceso a servicios de calidad, empresas, escuelas y hospitales. Eso hace que sea también una de las entidades con mayor movilidad, principalmente hacia la Ciudad de México, provocando que las personas pasen más de 3 o 4 horas diarias en el transporte público, perdiendo recursos, tiempo y calidad de vida.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail