Karime Macías: Lady Abundancia

Karime Macías: Lady Abundancia

En México hay cada personaje producto de la corrupción y del nepotismo, que podríamos hacer fácilmente una caricatura con todos ellos.
Karime Macías es la esposa del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, un sujeto que purga condena en la cárcel por sus millonarios y descarados desfalcos al erario de ese estado.
Triste o no, esta mujer es celebre primero por ser la esposa de Duarte, pero después porque durante la administración de su marido robó al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) más de 112 millones de pesos, mismos que se tradujeron en casas, autos y bolsas de precios exorbitantes que la señora presumió durante mucho tiempo sin ninguna vergüenza.
Hay que recordar que cuando su esposo fue perseguido por la justicia, se hizo un operativo en la casa que habitaba con su familia y ahí se encontró, entre muchos objetos de valor, una libreta donde Macías escribió por miles la frase “sí merezco abundancia”. ¿Será que estaba tratando de convencerse a sí misma de que se merecía todo el dinero robado por ella y por su esposo?
En 2017 Duarte fue detenido y llevado a prisión para pagar por sus crímenes, mientras la señora y sus 3 hijos huyeron a Londres a disfrutar una vida de lujos, habitando un departamento en un exclusivo barrio junto al Palacio de Buckingham.
Ya en 2019, tras casi un par de años de haber huido a Europa para no ser juzgada por las autoridades mexicanas, Karime Macías por fin fue requerida para un proceso de extradición, es decir, se pidió la ayuda del gobierno británico para capturarla y eventualmente regresarla a México, lugar donde tendrá que purgar condena.
Al mismo tiempo, mientras desde México cuestionan a Macías sobre dónde quedó el dinero faltante y cómo mantuvo una vida de lujos en Europa, sus abogados argumentan que la señora vivía allá con dinero al día, ayudada por sus familiares y con apenas lo mínimo para subsistir.
Cuenta la leyenda que los hijos de Duarte estuvieron asistiendo a un exclusivo colegio londinense, cuyo costo es de casi medio millón de pesos mensuales.
Entre si son peras o son manzanas, el hecho es que Karime Macías ya está en manos de las autoridades y va a tener que responder por las acusaciones, mientras sus hijos ahora sí tendrán que enfrentar la precariedad de tener a sus padres en prisión. No olvidemos que el mismo Duarte fue acusado de cambiar la quimioterapia de miles de niños por agua corriente, para poder desfalcar también al sistema de salud de Veracruz.
Y ya para rematar, en lo último que se supo del caso esta mujer pagó más de 150 mil libras esterlinas para pasar su proceso de extradición en libertad. Seguro que fue una “vaquita” hecha por sus tíos, sus primos y sus abuelitos para que la señora no fuera a caer en las horribles y poco europeas garras de la justicia mexicana.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail