¿Por qué queremos que AMLO resuelva todo?

¿Por qué queremos que AMLO resuelva todo?

Sobre todo en lo que va de 2020 se han escuchado cada vez más manifestaciones de personas, grupos de diversos tipos que quieren que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) renuncie a su puesto de actual presidente de México porque no les ha dado gusto con sus decisiones.

¿Pero qué presidente mexicano ha logrado darle gusto a la población? No importa el partido, el nombre o la línea política, en México los presidentes nunca han podido dar el ancho, pero no porque sean o no capaces, sino porque los mexicanos piensan, al menos desde los primeros años del siglo XX y quizá desde antes, que el gobierno es un papá obligado a resolverlo todo.

6939679902_10894f7298_c

No es posible pensar que un presidente, como en el caso de AMLO, tendría que arreglar todas las cosas y cambiar la situación del país, cuando son los ciudadanos los que no se han atrevido a cambiar y siguen siendo sucios, deshonestos, egoístas, clasistas y corruptos en todos los sentidos.

En mayo de 2020, en plena emergencia sanitaria por Coronavirus, se realizó una llamada “marcha fifí” en distintas ciudades del país y orquestada por personajes de la clase alta, quienes “marchando” desde sus automóviles pedían la destitución del presidente por no haber respondido como ellos querían a la situación económica y de salud del país.

Lo que esta gente no entiende es que no tiene relación con ningún partido político, de todos modos ni AMLO ni ningún presidente es un superhéroe para arreglar un país que está de cabeza desde hace mucho tiempo y en buena parte se ha ido al barranco porque su población cree que ser pobre, corrupto y chantajista es un pase automático al cielo católico.

Claro que el sistema económico establecido en México, las desigualdades, la pésima repartición de la riqueza y el robo a manos llenas en las instituciones públicas no hacen las cosas más fáciles. Sin embargo, es absurdo pensar que debe cambiar a gran escala, cuando aún no cambia en casa.

La estadística dice que al menos el 51% de la población mexicana afirma haber pagado algún soborno a un funcionario público. ¿Qué dice de los mexicanos que la mitad de las personas contribuyan directamente a que el sistema no funcione como debería?

Si los mexicanos no son honestos ni consigo mismos, nunca lo serán con nada ni con nadie y menos podrán pedir un gobierno que no robe o no engañe.

AMLO no es un sujeto extraordinario, es un ser humano que responde a intereses políticos, empresariales y personales. El tema es que deberían dejar de delegarle toda la responsabilidad de un país que está descompuesto porque sus mismos ciudadanos lo han llevado a eso.

@CrónicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail