Curiosidades sobre la diversidad sexual en México

Curiosidades sobre la diversidad sexual en México

Aún a pesar de que México es un país conocido por ser netamente católico, mocho y moralista, el avance de la diversidad sexual y los derechos homosexuales ha sido mucho en los últimos años. Y así, mientras unos se quejan porque se destruye la famosa “familia tradicional” y se caen los supuestos valores familiares que son más discurso que otra cosa, la comunidad LGBT avanza en el país y gana cada vez más garantías.

En 2017 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que había 1.9% de mexicanos que se consideraba dentro de la comunidad LGBT, sin embargo, se sabe que estos números crecen conforme crece la apertura de la sociedad hacia este tema, de ahí que en países avanzados haya un porcentaje mucho más alto de homosexuales.

Por otra parte este país tiene el segundo lugar en crímenes por homofobia, lo que significa que pese al avance de las leyes, aún hay un sector que ha decidido no aceptar la homosexualidad y ejerce violencia en su contra. Incluso los colectivos de derechos humanos aún cuestionan por qué México no tipifica como delito el crimen de odio por orientación sexual, lo que significa que quienes cometen ese tipo de asesinatos no tienen agravantes por estas características.

Las encuestas también revelan que la discriminación contra las personas homosexuales en México aún sigue siendo tema; se calcula que quienes revelan una orientación sexual diversa tienen 1.5 menos posibilidades de conseguir una entrevista de trabajo que las personas heterosexuales.

Un dato interesante es que la primera marcha del orgullo gay que se realizó en México tuvo lugar el 26 de julio de 1978, pero sus integrantes tenía como intención no sólo defender sus preferencias, sino también recordar a los estudiantes que habían muerto 10 años antes en la matanza de Tlatelolco.

De ahí a la fecha cada año se celebra esta marcha en la Ciudad de México y otras partes del país, siendo no sólo una manifestación, sino también una auténtica fiesta en la que la comunidad LGBT celebra en conjunto con muchos otros países del mundo.

Si bien aún falta mucho camino por recorrer para que la homosexualidad sea completamente aceptada en México, es cierto que en los últimos años los avances han sido muchos, especialmente en temas de matrimonio, adopción e incluso derecho a la salud pública que antes se negaba a la mayoría de los miembros de la comunidad.

Quizá el problema ahora ya no son tanto los vacíos legales, sino la cerrazón de un sector de la sociedad a  entender que todos, sin importar raza, color u orientación sexual, son seres humanos que merecen respeto y los mismos derechos por el simple hecho de existir. Mientras eso no quede claro, la lucha por integrar a la comunidad LGBT en este país seguirá siendo muy dura.

@CrónicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail