El marinero genovés que entregó al segundo presidente de México

El marinero genovés que entregó al segundo presidente de México

La historia de México está llena de grandes acontecimientos que marcaron el destino del país, una de las historias que se tardó en esclarecer fue la de Francesco Picaluga, marinero genovés que entregó a Vicente Guerrero, el segundo presidente de México.

Vicente Guerrero era originario de Tixtla (hoy Guerrero en honor a él), nació el 10 de agosto de 1782, a fines de 1810 ingresó a las filas del General Hermenegildo Galeana para luchar por la Independencia de México. Con el paso del tiempo se convirtió en el principal promotor del ideario insurgente, era un reconocido líder y un gran ejemplo de valor.

El 10 de febrero de 1821 se entrevistó con el coronel Agustín de Iturbide, juntos unieron sus fuerzas y se realizó el célebre “Abrazo de Acatempan”.

 

imagen-1

Asumió la presidencia en 1829, siendo el segundo presidente. Tal cargo lo ejerció por un breve periodo, debido a que fue traicionado, hecho prisionero y condenado a recibir la pena capital, siendo fusilado el 14 de febrero de 1831.

El ministro de guerra Antonio Facio hizo un acuerdo secreto con el marino genovés Antonio Picualuga, que el 14 de enero de 1831 invitó a Guerrero a su navío el Columbus, en donde fue encadenado y llevado a Huatulco, donde lo esperaba una división del ejército enviada por Facio. Fue escoltado a Oaxaca donde sería acusado por rebelión, usurpación y por intentar vender Texas a Estados Unidos.

imagen-2

 

Después de recibir la suma de 50 mil pesos, Picaluga se trasladó a Mazatlán donde se cambió el nombre a Juan Pazador, se dedicó al oficio de armador de barcos, formó una familia y murió con su identidad renovada.

Juan Pazador llegó a Mazatlán desde Tepic con su mujer Cruz Flores, la pareja no tuvo hijos propios, pero sí adoptaron a varios jóvenes. Su final fue mediante el suicidio, después de que su negocio se fuera a la quiebra el 29 de marzo de 1859.

Esta curiosa y enigmática investigación fue realizada por Amado Aguirre, un ingeniero de minas y posterior político mexicano, que resolvió un enigma que ninguno de los historiadores del siglo 19 pudo resolver.

imagen-3

 

Fuentes: Crónica, Gobierno de México, Relatos e historias en México

@CronicaMexicana

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail