Algo de historia del cine mexicano para adultos

erotic.jpg

En el mundo del cine existen ciertas joyas clásicas que radican su valor en la época en que fueron realizadas, en las actores que las protagonizaron, o en la polémica que causaron. No importa qué tan malo sea, un clásico siempre será un clásico y vale la pena recordarlo como lo que es.

La historia del cine erótico mexicano comienza en los años 20, pasada la Revolución Mexicana, y en un ambiente de alta censura, cubierto con el manto de la doble moral. El erotismo cinematográfico era entonces reducido a momentos, escenas que quedaron para la historia. Directores como Fernando de Fuentes, Emilio Gómez Muriel y muchos otros, realizaron cintas que tuvieron gran éxito en las carpas clandestinas, a donde acudían, sobre todo, miembros de clases sociales acomodadas.

Ya en los 60, muere el esplendor del cine de oro en México, y viene una decadencia. Es en ese momento cuando se popularizan las vedettes, mujeres con grandes atributos físicos, que empiezan a protagonizar películas eróticas, muy fuertes para la época, pero que en realidad tenían muy poco de pornográfico.

En las décadas posteriores, el cine decae aún más y las películas de ficheras son la balsa de salvamento. Es evidente que no hay gran calidad, ni de producción, ni actoral, en las cintas de este rubro, sin embargo, es valorado por el gran éxito que significó y porque, incluso hoy día, muchas de estas cintas se consideran de culto.

Eran historias sencillas, sin complicaciones literarias o de guión, con escenas cortadas, errores de libreto, saltos de escena y forcejeos de trama, que terminaban en pechos firmes y uno que otro rozón que hoy en día no encendería la lívido de nadie, o casi nadie.

https://www.youtube.com/watch?v=YLRd91WJKoQ

Y luego, ya en años no tan lejanos, vino el llamado “nuevo cine mexicano”, una suerte de intento por hacer cine inteligente, que no necesariamente resultó en eso, sino más bien en el reflejo de una sociedad mexicana decadente. Es en ese momento cuando surgen, de una larga lista de películas que a la fecha no vale la pena recordar, algunos muy contados filmes eróticos que causaron polémica en el público nacional, tanto por sus temáticas como por el hecho de que retomaban una estética narrativa que poco se había visto en décadas anteriores.

Ya en pleno siglo XXI, ha florecido la industria del porno mexicano, las actrices son personajes de culto, respetadas y reconocidas. Sin embargo, hay por otra parte una industria paralela, que se funda en la clandestinidad y vende, a bajos costos, noches de placer, grabadas en moteles de la Ciudad de México y alrededores.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail