Cuatro must del cine mexicano de amor

love.jpg

No todo en el cine nacional es violencia y narcotraficantes, también hay historias que valen la penar ver y contar, sobre todo cuando reflejan tan bien la idiosincrasia mexicana.

El cine mexicano romántico de los últimos años, ha logrado pintar muy bien el cómo llevan sus relaciones las personas de este país, con toda esa pasión característica; al igual que la carencia afectiva que nubla al mexicano desde la niñez.

A continuación, cuatro películas mexicanas del género romántico que valen la pena por eso, por su fidelidad a la imagen del mexicano posmoderno, y la forma en que se echa la soga al cuello cada que tiene una relación sentimental.

Sólo con tu pareja

Realizada en 1991 y a cargo del aclamado director Alfonso Cuarón, cuenta la historia de un hombre, clásico macho mexicano, que presume de llevarse a todas las mujeres a la cama; pero un día cae en las redes del amor, y vive la venganza de aquellas a quienes trató de engañar.

Lo más rescatable, además de un elenco plagado de grandes actores, es que dibuja perfectamente esa imagen del hombre mexicano, que se cree que basta y sobra para tenerlas a todas contentas.

Como agua para chocolate

Basada en la exitosa novela de Laura Esquivel, es un cuento ultraromántico desarrollado en los primeros años del siglo XX. El escenario es la Revolución Mexicana y un país sumido en el atraso y la ignorancia, los componentes perfectos para que Tita, la protagonista, deba permanecer al lado de su autoritaria madre hasta el fin de sus días, renunciando a un amor apasionado que la llevará a descubrir la magia, el erotismo, y un libro de recetas que quedará como testigo de la trágica historia.

Sexo, pudor y lágrimas

Una cinta bastante posmoderna, y terriblemente realista acerca del devenir de las parejas mexicanas de la actualidad. Es el anecdotario de tres parejas que rompen y se enfrentan a temas como la autosatisfacción, el abandono, la infidelidad y las promesas incumplidas.

Esta película, en especial, es un clásico del llamado Nuevo Cine Mexicano, quizá precisamente por esa sinceridad con la que trata una realidad tan común y tan cruel, como es la búsqueda de una pareja, para llenar los vacíos que en solitario no sabemos llenar.

Efectos Secundarios

Llegar a los 30 y darte cuenta de que no eres quién querías ser. La ruptura de los sueños de juventud y el estrellarse contra el piso del peso de la edad, las deudas, los apegos, los recuerdos y las ausencias. De eso se trata Efectos Secundarios.

Un grupo de ex preparatorianos se reúnen, diez años después de dejar la escuela, sólo para darse cuenta que el tiempo ya pasó y nunca los perdonó. Aparecen entonces los viejos amores, que sólo sirven para desestabilizar vidas, que ya de por sí no iban hacia ningún lado.

Valeria Lira

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail