Y ahora, ¿quién va a cuidar a las bendiciones?

Y ahora, ¿quién va a cuidar a las bendiciones?

5645302485_68312f9d76_z

Tienen 45 días de vida y como si fueran objetos son depositados en alguna guardería del gobierno para que sus padres puedan trabajar. Ahí permanecen al menos hasta los 6 años cuando ya pueden ingresar a la educación primaria.

Así viven más de 300 mil niños que pertenecen a alguna de las 9 mil guarderías que controla la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en México.

En los primeros meses del 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló de recortar el recurso gubernamental a estos organismos debido a que están llenos de corrupción y el dinero no beneficia directamente a los niños.

En palabras del propio AMLO la idea es darle una cuota mensual a los padres para que ellos decidan y se hagan cargo de pagar una guardería privada o incluso a los abuelos para que cuiden de sus hijos.

Este recorte significaría una enorme crisis social porque miles de niños dejarían de tener un sitio donde estar mientras sus padres trabajan. Sin embargo, pensando que dentro de la cultura mexicana estamos acostumbrados a que el gobierno nos resuelva todo, podría ser una manera de poner a los padres a ocuparse de sus hijos y hacerlos conscientes de que traer una “bendición” al mundo no es tan sencillo como aventárselo al gobierno para que lo cuide.

En países desarrollados la gente tiene cada vez menos hijos y quienes se atreven no tienen más de uno porque es complicado, requiere tiempo, atención y mucho dinero; en la gran mayoría de los países el costo de las guarderías es elevado y los gobiernos no dan subvenciones para eso, por lo que antes de contemplar un embarazo los padres deben analizar si sus recursos dan para dejar de trabajar o al menos pagar un sitio donde el hijo permanezca unas horas al día.

En México en cambio, si te embarazas parece que el gobierno te premia, hay ayudas para madres embarazadas, para madres solteras, para niños desnutridos y hasta para que hagas el esfuerzo de llevarlo a la escuela.

La política de AMLO podría parecer dura y hasta dictatorial, pero la situación es insostenible en un país donde todos se creen merecedores de una beca del gobierno porque sí y nunca se hacen cargo de sus decisiones, como en este caso la decisión de tener hijos y el costo económico que eso implica.

Se está volviendo imposible mantener a cada hijo que una mujer decide tener con la idea de que el gobierno le dé dinero por ello, lo que además representa una carga para el erario desde antes de nacer y hasta la vejez.

Si el plan de AMLO se lleva a cabo, muchos padres y madres se van a ver en verdaderos aprietos teniendo que hacerse cargo de sus vástagos, algo que por supuesto no contemplaron antes de traerlos al mundo.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail