Adultos mayores aprovechan escuela por televisión

Adultos mayores aprovechan escuela por televisión

 

¿Quién iba a decir que los más beneficiados por las clases por televisión, debido a la pandemia de Coronavirus, serían los adultos mayores?

Mientras niños y padres de familia se paran de cabeza por no comprender el extraño sistema de las clases por televisión llamado “Aprende en Casa”, que impuso el gobierno mexicano, muchos adultos mayores que antes no pudieron terminar su educación básica están aprovechando esta oportunidad.

Se calcula que en México más de 3 millones de ancianos son analfabetas, mientras que en 2010 el INEGI dijo que la escolaridad promedio de las personas mayores de 60 años era de menos de 5 años, lo que significa que un importante sector de esa población ni siquiera terminó la primaria.

Importante es recordar que en un país con tantos adultos mayores que además no tienen escolaridad, son lógicas las cifras de pobreza; hoy día más de 55 millones de mexicanos viven en esas condiciones, sin acceso a educación, vivienda digna, salud o alimentación básica.

Y peor aún, ¿qué nivel adquisitivo y de bienestar puede tener alguien que no pudo terminar la primaria, pero además supera la edad promedio para trabajar?

Cuando empezó el asunto de la escuela por televisión las críticas fueron muchas, pues es obvio que un programa hecho al aire no va a suplir al sistema educativo, que ya de por sí en México es bastante malo. Sin embargo, un sector de la sociedad un poco olvidado, como son los ancianos, decidió aprovechar la oportunidad para retomar sus estudios, aprender y no quedarse con las ganas de avanzar.

Tendríamos que destacar que los adultos mayores fueron casi los únicos que no pusieron peros a este sistema, ante la imposibilidad que normalmente tienen para acceder a la educación para adultos, más aún si deben trabajar, son pobres o están enfermos.

Quizá en el fondo abuelitos y abuelitas nos están dando una lección de humildad, pues mientras niños y jóvenes tienen todas las herramientas para estudiar, pero no lo hacen, ellos demuestran que sus deseos de salir adelante no tienen límites.

@CrónicaMexicana

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail